Chernóbil y el misterio de sus caballos

Información General

Los animales habitan la zona de aislamiento de Chernóbil, en uno de los lugares más radioactivos del mundo. ¿Cómo sobreviven a la radiación?

El pasado 26 de abril se cumplieron 34 años desde que sucedió el accidente de Chernóbil, reconocida mundialmente como la catástrofe nuclear más importante de la historia. La misma tuvo como consecuencia la creación de una zona de aislamiento de 4.700 kilómetros cuadrados que no sería habitable hasta dentro de 20.000 años según la comunidad científica, convirtiendo al lugar en un desierto.

Pero, el tiempo no le dió la razón a los expertos, que habían negado la posibilidad de que se desarrolle vida en ese lugar, sino que todo lo contrario, Chernóbil se volvió un santuario para aquellos animales que más golpeaba la civilización humana. La especie que más sorprendió a los especialistas por habitar dichos lugares fue una raza de caballo salvaje que desde 1969 se creía extinta en Europa, y que fue vista en Chernóbil en 1998.

chernobyl.jpg
Tras el accidente en la planta nuclear de Chernóbil, se tuvo que aislar una zona de 4.700 kilómetros cuadrados.

Tras el accidente en la planta nuclear de Chernóbil, se tuvo que aislar una zona de 4.700 kilómetros cuadrados.

El caballo de Przewalski, nombrado así por su descubridor, el coronel ruso Nikolài Przewalski, era una raza que fue calificada diferenciada en 1881 y llevada al borde de la extinción debido a la caza y el sobrepastoreo en 1969.

En 1998 fueron avistados los primero 31 ejemplares de este tipo de caballo en la zonas afectadas de los cuales 10 eran machos, 18 hembras y 3 de un zoológico de la zona cuya sexualidad no pudo ser determinada. 22 años después, se estima que su población se multiplicó 5 veces, pasando a tener cerca de 150 individuos separados en varias manadas y habitando distintos lugares de las 4.700 km2 que ocupa la zona de aislamiento.

Además, varios reportes indican que los caballos, así como muchos otros tipos de animales, habitan el llamada “Bosque Rojo”, el cual es conocido por ser la zona con mayor radiación en todo Chernóbil, debido a estar en el epicentro del desastre. Esto puede ser visto como un milagro de la naturaleza que, a pesar de las adversidades, logra luchar y conseguir instaurarse hasta por sobre la radiación. O puede ser que para una gran cantidad de especies de animales hay algo incluso peor que la radiación, la civilización humana. Lo que realmente sigue siendo un misterio, es como un ser vivo se adapta para vivir en un ambiente tan hostil como Chernóbil.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario