21 de noviembre 2008 - 00:00

Argentina violenta

• De nuevo la violencia entre los gremios: 1 muerto en La Pampa.

• Policía herido en el conurbano en otra batalla por los terrenos.

• Gremialistas tomaron la municipalidad de la ciudad de Neuquén.

Luego de cinco horas de resistencia, los protestantes levantaron el corte en Camino Negro, en la localidad de Lomas de Zamora, en el que intervino personal policial.
Luego de cinco horas de resistencia, los protestantes levantaron el corte en Camino Negro, en la localidad de Lomas de Zamora, en el que intervino personal policial.
Un policía herido de bala y varias horas de caos en el Camino Negro, destrabado luego de una trabajosa negociación, dejó ayer un piquete de «okupas» de un predio privado en Lomas de Zamora que fueron desalojados por la Policía tras una orden de la Justicia.

El episodio, violento y que se extendió durante cerca de seis horas, se produjo al día siguiente del piquete que bloqueó el miércoles la Autopista Illia, en la Capital Federal, en un reclamo protagonizado también por «okupas» pero, en ese caso, de la Villa 31 y 31 bis.

Aquél fue contra Mauricio Macri y generó un cruce entre el jefe de Gobierno y la Casa Rosada. Queda para los archivos, como ejemplo de civilidad, el debate entre Horacio Rodríguez Larreta y Aníbal Fernández por TV, unas horas después del piquete en la autopista.

Ayer, sin embargo, Scioli hizo todos los esfuerzos por diferenciarse: envió a su gabinete a negociar con los piqueteros habitacionales y despejó cualquier sospecha de que haya existido, detrás de ese amotinamiento, alguna intencionalidad política.

«Nosotros nos hacemos cargo de los problemas y los solucionamos sin echarle la culpa a nadie», dijo el jefe de Gabinete bonaerense, Alberto Pérez. Fue una crítica nada velada a la postura del macrismo, que denunció infiltrados y la participación de punteros K en el corte de la Illia.

En paralelo, en La Plata, se retomó el viejo asunto de la migración interna: la gente que viene de otras provincias, sobre todo del entorno, a instalarse en el conurbano, en general en asentamientos.

«Tenemos que contener esa migración y hacemos todo lo que está a nuestro alcance», dijeron, aunque en el comentario se sobreentiende la queja sobre que, en esos casos, debería tener mayor intervención el gobierno nacional.

En tanto, hoy se terminaráde hacer un censo de la cantidad de familias desalojadas para resolver qué tipo de asistencia habitacional se les dará desde la provincia. Se habla de unas 80 familias. Ayer, en tanto, del piquete participaron unas 200 personas.

Todo comenzó al amanecer, cuando un operativo de desalojo ordenado por la Justicia, que incluyó el despliegue de numerosas fuerzas policiales, avanzó sobre un predio de unas 45 hectáreas, propiedad de una familia de apellido Tronconi, que está legalmente inscripta en el registro bonaerense y tiene al día el pago del Impuesto Inmobiliario.

La resistencia de los pobladores a aceptar la orden judicial generó enfrentamientos con los uniformados, y en ese marco un efectivo de infantería recibió un impacto de bala en la zona abdominal.

El policía agredido debió ser trasladado primero al hospital Evita de Lanús y luego derivado en helicóptero al hospital Churruca de la Capital Federal, donde quedó internado.

«El proyectil quedó alojado en la zona de la pelvis, detrás de la vejiga», informaron médicos del centro asistencial donde asistieron al herido.

El policía, identificado como Hernán Herrera, de 30 años, pertenece al Cuartel de Infantería de La Plata, es casado y tiene un hijo.

Dejá tu comentario

Te puede interesar