9 de abril 2008 - 00:00

Asesinan a joyero y hieren a policía en frustrado asalto

Frente de la joyería sobre la calle Libertad donde un comerciante fue asesinado y un policía resultó herido por delincuentes que entraron a robar.
Frente de la joyería sobre la calle Libertad donde un comerciante fue asesinado y un policía resultó herido por delincuentes que entraron a robar.
Un platero fue asesinado ayer y un policía resultó gravemente herido al ser baleados por al menos dos delincuentes armados que asaltaron una joyería en el microcentro porteño. El hecho ocurrió minutos después de las 14 en un local de Libertad 318, en pleno centro, donde al menos dos ladrones llegaron en una moto y asaltaron el comercio a punta de pistola.

El comisario Marcelo Canstatt, jefe de la seccional 3ra. de la Policía Federal, contó a la prensa que los asaltantes «estaban bien vestidos, con saco y corbata» para «no llamar la atención en la zona y hacerse pasar por personas que iban a comprar». El jefe policial detalló que los delincuentes entraron a la joyería y redujeron a las personas que había dentro, entre ellas al hijo del dueño del local que recibió un culatazo en la cabeza y sufrió una herida cortante a la altura de la sien.

Un comerciante de la misma cuadra señaló que la maniobra fue advertida por un fabricante de alhajas de plata muy conocido en el barrio y un policía que pasaban por el lugar y que ambos ingresaron al local cuando transcurría el intento de robo.

El policía «venía de cubrir su servicio ordinario e iba a su adicional en la otra cuadra y al ver el movimiento intervino, al parecer tuvo un enfrentamiento o forcejeo en la puerta, donde recibió dos impactos de bala», relató Canstatt.

Por su parte, el artesano de la platería aparentemente se resistió a ser reducido y llevado al sótano con las otras víctimas, por lo que uno de los ladrones directamente lo baleó. Tras los disparos, los delincuentes escaparon del lugar a bordo de la moto y a toda velocidad cruzaron en rojo el semáforo de avenida Corrientes. Luego, el policíay el platero heridos de bala fueron llevados en «estado muy delicado» a los hospitales Ramos Mejía y Argerich, respectivamente.

«El estado del policía era muy delicado, razón por la cual no se arriesgaron a llevarlo hasta el Hospital Churruca», explicóel jefe policial. El fabricante de alhajas baleado llegó grave al Argerich, donde murió poco después, mientras que el efectivo fue intervenido quirúrgicamente en el Ramos Mejía. Según Canstatt, los delincuentes utilizaron «armas de grueso calibre» como «una pistola 45 o una 11.25».

Dejá tu comentario

Te puede interesar