Astérix y Obélix volvieron a las aventuras

Información General

Un Astérix ya abuelo y un Obélix desmoralizado por el paso del tiempo es la imagen que ofrece el nuevo álbum de la pareja de galos con el que el dibujante Alberto Uderzo conmemora los 50 años de sus aventuras.

Los héroes galos más importantes de la historia del cómic celebran su cumpleaños por todo lo alto con "El aniversario de Astérix y Obélix-El libro de oro", un álbum del que salen a la venta con tres millones de ejemplares en todo el mundo.

Astérix y Obélix no se jubilan, a pesar del intento de Uderzo de imaginar en las primeras páginas qué habría sido de ellos cincuenta años después de su nacimiento.

Para ello, recrear una aldea en la que los romanos han arrasado los bosques para construir ciudades y muestra a un Astérix abuelo y a un Obélix deprimido.

Pero el lector podrá disfrutar de las viñetas con toda su esencia, porque Obélix propina al propio Uderzo, que aparece para saludar a sus héroes, con un fuerte puñetazo que le invita a devolver a los personajes su aspecto tradicional.

Y vuelven invitados a una gran fiesta, estas bodas de oro en las ue cada personaje aportará un regalo simbólico y en la que no faltan piratas, legionarios romanos y guiños a las aventuras más íticas, a grandes artistas como Rodin o Delacroix o a leyendas musicales como Los Beatles o Michael Jackson.

"El Aniversario de Astérix y Obélix-El libro de oro", que salió la venta simultáneamente en 15 países y en más de cien idiomas rescata un texto que el guionista René Goscinny nunca llegó a ublicar: una risueña guía de viajes para la que Uderzo ha elaborado nuevas ilustraciones que se suman a las viñetas inéditas del álbum.

El lector podrá reconocer también algunas viñetas de historias anteriores, que han sido retomadas en este homenaje para recordar algunas de las 33 aventuras que tienen lugar en la famosa aldea de las Galias, con diálogos adaptados a estas nuevas historietas
cortas.

Desde su nacimiento el 29 de octubre de 1959 en el primer número de la revista Pilote, que surgió para hacer frente a la omnipresencia del cómic norteamericano, las aventuras de Astérix han vendido más de 350 millones de álbumes en todo el mundo y se han convertido en un símbolo que trasciende las fronteras de su país.

Dejá tu comentario