Autopsias revelaron que los jóvenes del Nordelta murieron ahogados

Información General

Los cuatro jóvenes que murieron al caer el auto en el viajaban en un lago interno del complejo de countries Nordelta, en Tigre, murieron ahogados al no poder salir del vehículo, según determinó un informe preliminar de las autopsias.

Fuentes judiciales informaron que los forenses de la Policía Científica de San Isidro que realizaron las autopsias en la morgue de San Fernando, llegaron a la conclusión de que ninguno de los jóvenes presentaba algún golpe o lesión, todos cayeron conscientes al agua y murieron ahogados al no poder salir a tiempo del habitáculo del Volkswagen Cross Fox.

Según las fuentes, todas las víctimas, al ser retiradas del agua, presentaban el denominado "hongo de espuma" (una espuma blanquecina que emana de la boca y las fosas nasales) y que es un claro signo de que las víctimas intentaron respirar bajo el agua, sus vías respiratorias se llenaron de agua y murieron por asfixia por inmersión.

Además, los médicos extrajeron muestras de sangre para realizar los exámenes toxicológicos para determinar si estaban o no alcoholizados.

Si bien los peritos no encontraron botellas o lata de ninguna bebida alcohólica dentro del auto, el fiscal de Benavídez a cargo del caso, Gonzalo Aquino, pudo acreditar por la declaración de testigos, que el grupo de amigos había estado la madrugada de ayer en el pub "Down Town Matías", ubicado en el barrio Bahía Grande de la zona comercial de Nordelta localizada cerca de la ruta 27.

Los voceros judiciales indicaron que el fiscal Aquino aún no recibió el informe de la pericia accidentológica que determinará la mecánica del siniestro, pero los peritos le adelantaron en el lugar que evidentemente el exceso de velocidad fue determinante en la tragedia.

"El auto debía venir a más de 100 kilómetros por hora y por alguna mala maniobra o falla mecánica el conductor mordió el cordón al salir de una rotonda, perdió el control, atravesó un cantero central, cruzó el carril contrario de la avenida, subió una barranca y cayó al lago", dijo una fuente judicial consultada.

Incluso, por las abolladuras que el vehículo presentaba en el capot y el techo y por el parabrisas astillado, los investigadores no descartan que el auto haya dado algún tumbo o vuelco antes de terminar en el agua.

El fiscal Aquino ya tomó contacto con los responsables de la seguridad de Nordelta que le anticiparon que las cámaras de seguridad del lugar no captaron el momento exacto del accidente, pero sí el paso previo del vehículo, a gran velocidad, por la entrada del barrio Las Glorietas.

Justamente fueron los vigiladores de ese barrio los primeros en llegar luego del escuchar el estruendo del accidente y ver que el auto se había hundido en el lago de uno de los nuevos barrios del complejo, aún a medio construir, llamado Cabos del Lago.

El fiscal ya pudo determinar que quien manejaba el automóvil Cross Fox era uno de los primos de apellido Cabirta -se llaman Eduardo (26) y Sebastián (21)-, mientras que las otras dos víctimas fueron identificadas como Alexis Frachia (21) y Darío Fassano (22).

El conductor llevaba el cinturón de seguridad puesto, el acompañante era el único que tenía la ventanilla baja por donde salían sus piernas, y las dos víctimas de la parte trasera quedaron atravesadas entre sí y enganchadas con los asientos delanteros.

Los restos de Fassano ya fueron entregados a su familia y su velatorio se realizará esta tarde en la cochería "Menini Hermanos", ubicada en la calle Pacífico Rodríguez 4773 de Villa Ballester.  

Las víctimas eran visitantes frecuentes de Nordelta porque allí vive uno de sus amigos y por eso el vehículo tenía permiso para ingresar al country.

Dejá tu comentario