Información General

El Irízar regresó a Buenos Aires tras otra campaña antártica exitosa

El buque pasó 127 días navegando para reabastecer a las bases argentinas y trasladar científicos que realizan distintas tareas en el continente blanco.

El rompehielos Almirante Irízar llegó este jueves al Puerto de Buenos Aires luego de cumplir con éxito una nueva Campaña Antártica de Verano (CAV), cuyo principal desafío fueron las condiciones meteorológicas, "más adversas que otros años", dijo a Télam Francisco Treviranus, comandante conjunto antártico.

El general de navío Treviranus ya participó de cinco campañas y pasó un año en el continente blanco en 1994, cumpliendo con lo que en la Armada Argentina llaman una "invernada".

"Cada vez que voy, encuentro algo nuevo. Este año el principal desafío fue la meteorología: días muy cerrados, con viento, lluvia y nieve. Varias veces tuvimos que esperar para cruzar el pasaje de Drake", dijo Treviranus a Télam durante una entrevista en una de las cubiertas del Irízar.

En el pasaje de Drake, situado entre Ushuaia y la Antártida, el mar es muy profundo y las olas alcanzan gran altura. Para dar inicio a la CAV 2018-2019, el general y su tripulación partieron desde el Puerto de Buenos Aires el 20 de diciembre último, y completaron 127 días de navegación.

Irízar

En esos cuatro meses se reabasteció con víveres, combustible y medicamentos, entre otros insumos, a seis bases permanentes -con personal durante todo el año- y tres temporales -con presencia solo en el verano- que la Argentina tiene en la Antártida.

Además, se trasladó a científicos que analizaron la calidad del agua en el continente blanco y estudiaron el comportamiento de ballenas, pingüinos y otras especies antárticas.

En el Irízar pueden viajar 313 personas, de las cuales 127 conforman la dotación permanente, 41 son parte del personal complementario y 26 del grupo aéreo. El resto de las plazas se destinan a investigadores.

"El principal objetivo de las campañas antárticas es, además de mantener la presencia del país, apoyar el trabajo científico de los investigadores argentinos", dijo a Télam Carlos Gómez Nolasco, capitán de navío encargado de la comunicación institucional de la Armada.

Embed

Con 11 pisos totales, en el rompehielos Irízar hay ocho laboratorios y un departamento de sanidad, una clínica a bordo donde trabajan una odontóloga, una bioquímica, un cirujano y cuatro enfermeros.

Además, en una de sus cubiertas hay un helipuerto y un hangar, donde se estacionan los "Sea King", dos helicópteros que pertenecen al Irízar y que son fundamentales para llegar a territorios inaccesibles para la embarcación.

La campaña de este año fue la segunda después del incendio que dejó inactivo al Irízar durante 10 años -entre 2007 y 2017-, por lo que la tripulación debió traer a Buenos Aires "basura histórica" que no se había podido trasladar cuando las bases se reabastecían, provisoriamente, con embarcaciones más pequeñas.

En las tres bodegas del buque se trasladan en el viaje de ida las provisiones y en el de vuelta los desechos, que por un tratado ambiental de alcance internacional no pueden quedar en las bases.

Otra misión del Irízar en su regreso a Buenos Aires fue traer a los militares que pasaron todo el año en las bases permanentes argentinas de la Antártida.

Entre ellos estaban Germán y Leonardo, quienes partieron el 14 de febrero del año pasado desde el aeropuerto bonaerense de El Palomar hacia Ushuaia, y desde allí a la Antártida.

Ambos fueron padres mientras "invernaban" en una de las bases y hoy conocieron a sus hijos, de ocho y nueve meses, a quienes habían visto y escuchado solo por videollamada.

"La sensación es rara, hace meses que espero este momento", dijo Germán a Télam cuando faltaban pocos minutos para amarrar en la Dársena E del Puerto de Buenos Aires, y después de buscar alguna palabra para definir sus sentimientos, agregó: "Estoy ansioso".

Su compañero Leonardo, quien estaba al lado suyo en la cubierta, dijo: "Cuando agarre a mi hijo voy a saber lo que es ser papá".

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario