Bochorno en subte H

Información General

Intuitiva, Cristina de Kirchner se alejó de la escandalosa inauguración de la línea H de subterráneos, a la que estaba invitada por Jorge Telerman. El estreno de la obra terminó en bochorno: la ceremonia oficial se realizó a las 10.30, pero el servicio para pasajeros se reanudó recién a las 15, cuando el juez en lo contencioso administrativo Juan Cataldo autorizó la circulación luego de analizar un amparo presentado por presunta falta de mantenimiento de los vagones.

La flamante línea H de subtes fue inaugurada ayer luego de que el servicio se viera interrumpido durante algunas horas por la presentación de una acción de amparo por presunta falta de mantenimiento a los vagones.

Así lo confirmaron voceros de la Comisión Nacional de Regulación del Transporte. El servicio de la nueva línea, que une los barrios de Parque Patricios y Once, se había visto interrumpido mientras la Justicia porteña analizaba si los coches, vagones de reserva que tiene la línea C, estaban en condiciones de circular.

La inauguración formal se realizó alrededor de las 10.30 de la mañana de ayer, pero el servicio para pasajeros se inició alrededor de las 15:00, luego de que finalizaran las tareas de limpieza y puesta a punto técnica en las estaciones.

Esta impasse entre el acto inaugural y el comienzo del transporte de pasajeros se debió a que el juez en lo Contencioso Administrativo Juan Cataldo recibió un amparo presentado por el ex titular de Subterráneos de Buenos Aires Sociedad del Estado Alejandro Franco, quien sostiene que los coches que se usarán en la línea H (y que originalmente era de la línea C) no están en condiciones de circular.

Desde la empresa Metrovías se aclaró que el servicio de la nueva línea se dio «tal como estaba previsto», mientras que desde el Ministerio de Obras Públicas porteño también se salió a aclarar que «no hubo ningún impedimento legal» para la circulación de los subtes.

  • Nuevos vagones

    Al respecto, el secretario de Transporte de la Nación, Ricardo Jaime, presente en la ceremonia de apertura, confirmó que se comprarán 55 vagones nuevos para esta línea, y aseguró que las unidades de la línea C que se utilizarán provisionalmente se encuentran en buen estado de funcionamiento.

    «Hicimos una invitación para que se informe a la Legislatura sobre el estado de los vagones, pero recibimos como respuesta que era demasiado pronto y se agendó la reunión para el miércoles próximo», explicó ayer a este diario Jorge San Martín, presidente de la Comisión de Transporte de la Legislatura porteña.

    La H es la primera línea nueva que se inaugura en 63 años, razón por la cual en el acto de inauguración, el jefe de Gobierno de la Ciudad, Jorge Telerman, lo calificó como un hecho «histórico». El tramo habilitado tienen una extensión de 3,5 kilómetros y consta de cinco estaciones, entre Plaza Miserere y la situada en avenida Caseros y Jujuy, y paulatinamente será ampliado hasta Pompeya, en el sur de la Ciudad, y Retiro, en el Norte.
  • Dejá tu comentario