13 de enero 2011 - 19:39

Caso Soriano: realizaron nuevos allanamientos en campo del suegro

Érica Soriano
Érica Soriano
Las computadoras del padre y la hermana mayor de Daniel Lagostena fueron secuestradas durante un allanamiento a sus viviendas, en el marco de la investigación por el paradero de la embarazada Erica Soriano, desaparecida desde agosto pasado.

Fuentes policiales informaron que los allanamientos se realizaron en las viviendas del padre y de la hermana mayor de Lagostena, ambas en el partido de Lanús, al sólo efecto de secuestrar las CPU que podrían contener prueba documental de relevancia para la pesquisa.

En la casa del padre se secuestró un CPU, en tanto que en la vivienda de la hermana mayor fueron incautadas dos, una de las cuales pertenece al hermanastro del marido de Erica.

Fuentes policiales destacaron que si bien las computadoras ya fueron revisadas días después de la desaparición de la mujer, se especula que durante el tiempo transcurrido "alguien pudo haber tocado una tecla equivocada".

En tanto, con colaboración de un equipo de antropólogos y geólogos, otro grupo de investigadores policiales y judiciales realizaron un rastrillaje en las 10 hectáreas de un campo que el padre de Lagostena tiene en Saladillo, pero con resultado negativo.

Un jefe policial explicó que si bien ese campo ya había sido inspeccionado vuelve ahora a revisarse debido a que, según los geólogos, de haberse enterrado un cuerpo ya habría pasado el tiempo necesario para que comenzaran a aparecer desniveles en el terreno.

"Esta es una segunda etapa de búsqueda, tras cuatro meses, en caso de haber sido enterrado un cuerpo, se genera un desnivel en el suelo que, de acuerdo a lo manifestado por los geólogos y antropólogos, permitiría hallarlo con facilidad", dijo el vocero.

Las diligencias fueron ordenadas por el fiscal de Lomas de Zamora que interviene en la causa, Gerardo Loureyro, y eran realizadas por efectivos de la DDI de ese distrito. Erica Soriano (30), embarazada de dos meses y medio, desapareció el 21 de agosto pasado después de una discusión con su pareja, Lagostena, en la casa que ambos compartían en Coronel Santiago al 1433, de Lanús.

La chica tenía previsto ir a visitar a su madre a la localidad de Villa Adelina, en el norte del conurbano, pero nunca llegó. Para dar con su paradero se realizaron varias marchas y se difundió su foto en todo el país, pero hasta el momento no hay pistas firmes.

Para la familia de Erica, Lagostena es el principal sospechoso de la desaparición de la joven y junto al fiscal Loureyro, investigan hasta la posibilidad de un homicidio.

Incluso, en el marco de la causa se exhumaron siete cadáveres en el cementerio de Lanús y se examinó la bóveda de la familia de Lagostena -su padre tiene una funeraria-, en búsqueda del cadáver o de algún indicio de Erica, aunque por le momento sin resultados.

Dejá tu comentario

Te puede interesar