La Luna y sus ciclos: cómo nos afectan mientras dormimos

Información General

A lo largo de los años, se ha estudiado que el satélite tiene un impacto potencial en el sueño humano, gracias a la investigación se pudo saber más sobre el tema.

El sueño es una de las cosas más vitales del ser humano, es clave poder dormir suficiente para rendir bien el día a día. No obstante, hay distracciones que - a veces – nos impiden descasar bien. Entre ellas se encuentran, la Luna y sus ciclos.

Se ha estudiado a lo largo de los años que el satélite tiene un impacto potencial en el sueño humano. Si bien se investigó sobre este tema, los resultados de los análisis fueron un poco inconsistentes.

En un estudio publicado por Science of Total Environment, un equipo de científicos monitoreó el sueño de más de 850 personas en Uppsala, Suecia, utilizando mediciones de polisomnografía para determinar el inicio, la duración y la calidad del sueño durante una sola noche.

Las noches registradas terminaron representando diferentes etapas del ciclo lunar: a medida que la Luna nueva 'crece' a Luna llena (con su área visible e iluminada aumentando de tamaño), y también la 'menguante', ya que la iluminación disminuye después de la plenitud. Luna, en el período hasta la próxima Luna nueva.

Los resultados del estudio parecen confirmar que los ciclos lunares tienen una influencia significativa y destacable en el ser humano aunque no todo el mundo se vea afectado de la misma manera.

"Encontramos que los hombres cuyo sueño se registró durante las noches en el período creciente del ciclo lunar mostraron una menor eficiencia del sueño y un mayor tiempo de vigilia después del inicio del sueño en comparación con los hombres cuyo sueño se midió durante las noches en el período menguante", explicó el neurocientífico y primer autor del estudio, Christian Benedict, de la Universidad de Uppsala.

Además, agregó: "Por el contrario, el sueño de las mujeres no se vio afectado en gran medida por el ciclo lunar".

Si bien los resultados en mujeres fueron en general menos sugerentes de la influencia de la Luna en sus patrones de sueño, el fenómeno ciertamente no es invisible.

De acuerdo con el estudio, las mujeres en el estudio durmieron en promedio casi 12 minutos menos en las noches durante el período de Luna creciente, en comparación con las noches menguantes.

Por su parte, los hombres durmieron más de 20 minutos menos en las noches de Luna creciente, y otros marcadores de los efectos de la Luna también fueron mucho más pronunciados en los hombres: incluido un 3,4% menos de eficiencia del sueño, más vigilia y mayores interrupciones en la duración de las etapas del sueño durante las noches de Luna creciente.

"Nuestro estudio, por supuesto, no puede desentrañar si la asociación del sueño con el ciclo lunar fue causal o simplemente correlativa", detalló Benedict. Los investigadores creen que las personas duermen de manera diferente en relación lo brillante y llena que está la Luna en una noche determinada.

"Con cada día adicional durante la fase creciente, la Luna refleja más luz solar hacia la Tierra, alcanzando una iluminación máxima en el día de la Luna llena", escribió el equipo en el estudio.

"Además de la luz, los ritmos circadianos que controlan el tiempo y la calidad del sueño se ven afectados por señales no fóticas, incluida la gravedad... Las diferencias en la atracción gravitacional de la Luna a la hora de acostarse entre las fases creciente y menguante podrían, por lo tanto, explicar algunas de las diferencias observadas en el sueño", concluyeron.

Temas

Dejá tu comentario