Las expresiones durante el orgasmo varían según las culturas

Información General

Una investigación escocesa evidenció que la percepción de los gestos durante el clímax difieren entre occidentales y asiáticos. Lo demostraron con ayuda de un software.

La expresión del rostro que una persona realiza cuando experimenta un orgasmo puede variar dependiendo de la cultura de la que provenga. Así al menos lo dice un estudio publicado en la revista Proceedings of the National Academy of Sciences,

La investigación, dirigida por la psicóloga Rachael Jack, de la Universidad de Glasgow, Escocia, encontró también que las expresiones de dolor son similares en todos los lugares del mundo. Pero no las del clímax.

Estudios previos ya habían sugerido que las personas que experimentaban dolencia u orgasmo, dos experiencias muy diferentes e intensas, producían expresiones faciales que eran prácticamente indistinguibles. Esa observación cuestionó el papel de los gestos como herramientas efectivas para la comunicación, indicaron los investigadores.

Para resolver la incógnita, los psicólogos crearon un software para imitar expresiones faciales mediante animaciones en la que imitaron gestos a través de 42 movimientos básicos.

Estas imitaciones gestuales fueron enseñadas a 40 participantes masculinos y femeninos provenientes de culturas occidentales y asiáticas. Tras mostrarr de manera aleatoria 3.600 de estas imágenes, se les preguntó si se trataba de una cara de dolor o de orgasmo, a la par que se les preguntó que calificaran la sensación en una escala que iba de "muy fuerte" a "muy débil".

Los investigadores descubrieron que los participantes estuvieron de acuerdo casi por completo en que las expresiones faciales eran diferentes cuando los modelos sentían dolor o placer.

Casi todos los encuestados aseguraban que la expresión típica de sufrimiento consistía en tirar la cara hacia adentro, bajar las cejas y arrugar la nariz. Pero los grupos diferían mucho en lo que creían que sentía una persona con placer: los de las culturas occidentales tendían a elegir las expresiones faciales con los ojos y las bocas abiertas mientras que los orientales eligieron los rostros sonrientes, las cejas levantadas y ojos cerrados.



Algunos expertos creen que las diferencias podrían explicarse por qué se entiende en las diferentes culturas como emoción y alegría. "Estas disparidades corresponden a las teorías actuales del afecto ideal que proponen que los occidentales valoran los estados de alta excitación positiva, como la agitación y el entusiasmo, que a menudo se asocian con movimientos abiertos de los ojos y la boca. mientras que los asiáticos orientales tienden a valorarla a la baja, estados que a menudo se asocian con sonrisas de boca cerrada", explica la investigación.

Dejá tu comentario