Muchas críticas a Arslanian

Información General

El malestar en la Policía seguía ayer por la decisión del ministro de Seguridad de la provincia, León Arslanian, de echar a dos oficiales encargados del operativo montado para terminar con la protesta de los trabajadores de la ex Gándara, en la Ruta 2. Más inadvertido pasa el ingeniero Sergio Taselli, un empresario controvertido dueño de esa empresa y que también estuvo involucrado en la tragedia de Río Turbio.

De conocido carácter iracundo y, en ocasiones, muy contradictorio, León Arslanian prescindió del responsable del operativo policial y del segundo jefe de la Departamental de Dolores porque, según se informó, no quedó conforme con su desempeño en la protesta.

Los manifestantes tenían pensado hacer su reclamo dejando un carril libre, pero la orden de Arslanian hacia la Policía fue de impedir «cualquier corte», y eso complicó la situación, que desencadenó el desalojo total de la autovía por los efectivos en medio de violencia, lastimados y coches policiales pateados. Con una represión medida, los oficiales se encargaban fácilmente de la situación, que se extendió finalmente dos horas. En lugar de reconocer que con su iracundia agravó los hechos, Arslanian hizo lo inverso: dio de baja a los policías. Este jurista introducido en seguridad hace tiempo está molesto. A su famoso ego lo hiere fuerte la perfección del asalto al Banco Río en Acasusso. Más si dijo públicamente -y no fue verdad- que «tenemos identificados a los ladrones». Su arrebato de ayer se cree que «descarga» por aquel perfecto asalto. Igual, al terminar el corte de ruta el martes, la Policía estaba conforme con su propio accionar. Arslanian, no. Después, fue sorpresa la noticia de que los que encabezaron el operativo fueron desplazados de la fuerza.

• Interrogante

A uno de ellos lo desplazaron por «incumplir las órdenes de no permitir el corte» y a otro por «llegar tarde». El interrogante que surge es que si los manifestantes iban a dejar un carril libre y se les encarga a 200 policías que desalojen el lugar sin reprimir -ya que ésa es la política del gobierno nacional-¿cómo se realiza de mejor forma? Si los uniformados reprimen corren el riesgo de ser procesados, pero si no lo hacen son privados de su trabajo.

Uno de los culpables invisibles, el empresario Sergio Taselli, estuvo relacionado con la
tragedia de Río Turbio de 2004 que dejó 14 mineros muertos, y se dijo que el hecho ocurrió por no invertir en seguridad en la mina. Es el actual titular de la Compañía Láctea del Sur S.A. En Gándara adeuda cuatro sueldos y aguinaldo a los trabajadores de su empresa.

Dos oficiales a cargo del operativo, que recibieron órdenes de Arslanian, fueron desplazados de la fuerza mientras Taselli se reunía con un ministro para firmar una conciliación obligatoria para poner coto al conflicto que terminó complicando a turistas que venían de sus vacaciones y a otros que las comenzaban, y a policías.

Hasta el día de hoy, algunos despachos de la Casa Rosada le abren las puertas a este empresario tan cuestionado.

Dejá tu comentario