Caso Próvolo: sordomudos argentinos abusados piden audiencia con el Papa

Información General

Piden un encuentro con el Santo Padre durante su permanencia en Roma. Además, entregarán un informe sobre el caso a la comisión sobre los derechos humanos de la ONU.

Un grupo de sordomudos argentinos, acompañados por sordomunos italianos, que fueron víctimas de abusos sexuales durante la niñez por parte de religiosos, pidieron este jueves una audiencia con el papa Francisco, al que acusan de haber encubierto sus casos.

"La Santa Sede, incluyendo al papa Francisco, pudo haber actuado para prevenir la violencia sexual y física generalizada contra niños sordos perpetrada por sacerdotes, monjas y personal administrativo en el Instituto Antonio Próvolo, establecimiento educativo y religioso para sordos de la provincia argentina de Mendoza", sostiene un comunicado de la organización internacional Ending Clergy Abuse (ECA), que se traduce como “Alto a los abusos del clero”.

Las víctimas piden un encuentro con el pontífice argentino durante su permanencia en Roma del 20 al 22 de febrero. La solicitud fue hecha pública después de que no recibieran respuesta a la solicitud enviada en forma privada al Vaticano, según explicaron.

"Fuimos violados, abusados sexualmente y torturados físicamente por sacerdotes católicos, monjas y laicos... Nuestra historia llega al corazón mismo del encubrimiento de estos crímenes en nuestro país. Los crímenes no fueron secretos ni para los funcionarios de la iglesia en Argentina ni para los funcionarios del Vaticano", sostienen en el comunicado.

Las víctimas, que viajan acompañadas por los abogados querellantes, desean entregar un informe sobre el caso en el que acusan al Vaticano y al Papa de encubrimiento. El informe será entregado también a la comisión sobre los derechos humanos de la Organización de las Naciones Unidas en Ginebra, Suiza.

El caso Próvolo

En noviembre de 2019, dos curas fueron condenados en Argentina a más de 40 años de prisión por abuso sexual y violación de niños sordos en el Instituto Antonio Próvolo, un internado de Mendoza.

Uno de los condenados, Nicola Corradi, sacerdote italiano sentenciado a 42 años de prisión, ya había sido denunciado en el Vaticano en 2009 por abusar sexualmente de niños sordos en Verona, en el norte de Italia. Por ello, un grupo de sordomudos de Corradi acompañarán a los argentinos durante su viaje en la península.

La nota de ECA afirma que "notificaron repetidamente a la Santa Sede y al Papa Francisco que el sacerdote se había trasladado a Argentina, donde nuevamente trabajaba en escuelas para niños sordos", y lamenta que "

El segundo condenado, el cura Horacio Corbacho, recibió una pena de 45 años de prisión.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario