La madre de Guadalupe Lucero recibió un segundo llamado "con la voz de su hija"

Información General

Los investigadores se encuentran analizando los registros telefónicos que tomaron contacto con el teléfono de Yamila Cialone.

Según lo informó esta mañana C5N, la madre de Guadalupe Belén Lucero, la niña de cinco años que desapareció en San Luis el pasado 14 de junio y por la cual Interpol emitió un alerta amarilla, recibió un segundo llamado telefónico donde escuchó "la voz de su hija".

Yamila Cialone fue llamada mediante Whatsapp, minutos antes de que la policía científica allanara su casa en búsqueda de nuevos rastros tras la sospecha que se levantó respecto al entorno familiar.

"Le dijeron 'Tenemos a tu hija' y le hicieron escuchar aparentemente a la niña que dijo 'Mami, mami, mami'", relató el periodista pasadas las 8.

Cialone rompió en llanto al contarle a los investigadores que la voz correspondía a la menor de edad. "Se arrodilló ante la desesperación en medio de un allanamiento en su casa", dijo -y continuó- "Les adelanto algo. Van a llamar a ampliar su declaración testimonial a la pareja actual de Yamila".

Tras nueve días de búsqueda, la aparición de nuevos elementos hicieron necesarios el análisis de metro por metro en el barrio 544 Viviendas al sur de la capital de San Luis.

Asimismo, entre ayer y hoy la madre recibió dos comunicaciones por parte de un número anónimo. Una de ellas proveniente de México, donde fue necesario incluir la participación de la Organización Internacional de Policía Criminal (INTERPOL) para determinar si efectivamente el teléfono está en México o en San Luis.

Los mensajes, en este caso, llegarían desde la ciudad mexicana de Puebla y el teléfono en cuestión se lo indentificó como un número utilizado en casos de extorsión.

En cumplimiento de una orden de Ariel Parrillis, a cargo del Juzgado Penal Nº2 de San Luis que investiga la causa, la policía provincial desplegó un operativo especial en un radio de varias cuadras a la redonda del lugar donde la nena fue vista por última vez, el lunes 14.

Frente a ello, los oficiales de la policía simularon los allanamientos en algunas casas, entre ellas la de la vecina, con el objetivo final de hacerlo con perros rastreadores en la casa de Georgina, su tía.

El operativo cerrojo comprende la casa donde Guadalupe celebraba un cumpleaños familiar cuando alguien, repentinamente y sin que nadie lo notara, se la llevó.

Lo intempestivo del operativo y su magnitud, exhibida por las decenas de agentes de la Policía de San Luis, la División Canes de las Unidades Especiales DG-12 y personal de Bomberos Voluntarios, acrecentaron la expectativa de tener novedades sobre la nena y que una de las claves para la resolución del caso esté en el mismo barrio.

La investigación de los peritos respecto al origen de las llamadas y la hipótesis, que se maneja con cautela, sobre el círculo cercano materno marcarán la jornada de este miércoles.

Temas

Dejá tu comentario