Recrudecen conflictos laborales con estatales

Información General

Los trabajadores de los institutos nacionales de control de alimentos y medicamentos agrupados en la Asociación Trabajadores del Estado (ATE) y en entidades profesionales profundizaron ayer el plan de lucha que realizan desde hace 45 días y declararon una huelga por tiempo indeterminado en reclamo de un aumento salarial de 40 por ciento.

El conflicto no es ajeno a la pulseada que sostiene la Central de Trabajadores Argentinos (CTA), que lidera el burócrata Víctor De Gennaro -un viejo aliado del gobierno hasta que éste optó por recostarse en la CGT oficial y en el camionero Hugo Moyano-, a la que no le fue reconocida su personería gremial.

Los estatales de los organismos de control también exigieron la inmediata convocatoria a convenciones colectivas de trabajo y decidieron continuar con las medidas de fuerza, lo que puso en «serio riesgo» el control de medicamentos, vacunas y alimentos.

El titular gremial del Instituto Malbrán,
Flavio Vergara, coincidió en señalar que la determinación de paralizar las tareas por tiempo indeterminado forma parte de «un extenso plan de lucha que ya lleva 45 días ininterrumpidos y progresivos» en todos los centros que dependen del Ministerio de Salud de la Nación.

María Alejandra Picone
, del Instituto Malbrán, aseguró ayer que «la ausencia de control de vacunas, alimentos y medicamentos» que ha provocado la protesta puede afectar a toda la ciudadanía. «Los trabajadores advierten que cesaron en el cumplimiento de las tareas de control de calidad de la totalidad de los insumos que deben pasar por el instituto» afirmó Picone.

Vergara
aseguró que los salarios que percibe el sector «apenas superan los 1.000 pesos» y sostuvo que la situación ya ha provocado que muchos profesionales procuren nuevos empleos. El plan de luchacontinúa y proseguirá sin que los funcionarios «hayan ofrecido respuestas».

El personal de los institutos nacionales -unos 1.100-, exigieron nuevamente «un aumento salarial de 40 por ciento para los profesionales de los centros que dependen del ministerio» que comanda Ginés González García. La medida de fuerza fue acatada ayer por los trabajadores del Malbrán, del Centro Nacional de Rehabilitación Social ( Cenareso), del Hospital Posadas, la Colonia Montes de Oca, el Servicio Nacional de Rehabilitación y el Instituto de Rehabilitación Psicofísico del Sur marplatense, entre otros.

• Repudio

Los empleados ratificaron el estado de «alerta sanitario» ante «la ausencia de control de vacunas, alimentos y medicamentos» y decidieron continuar los paros en reclamo de mejoras salariales.

Los trabajadores indicaron que luego de 45 días de conflicto y, frente al «silencio» de
González García, una asamblea conjunta decidió continuar y profundizar las huelgas en esos organismos hasta que se resuelva «la situación salarial».

«La ATE y las Asociaciones de Profesionales repudian esta situación discriminatoria y exigen la inmediata apertura de paritarias para el escalafón de la carrera sanitaria, congelada desde hace 14 años», señaló un documento de prensa difundido ayer. No obstante, las partes dialogarán hoy, en horario a determinar, en la sede ministerial de Callao al 100 para intentar destrabar el conflicto, en el que participan los empleados del Posadas, en la localidad bonaerense de Haedo; del Centro Nacional de Rehabilitación Social ( Cenareso); del Incucai (donación de órganos) y del Servicio Nacional de Rehabilitación, entre otros.

Por su parte, los trabajadores del Hospital Posadas cumplieron ayer la segunda jornada de una huelga de 96 horas, que se extenderá hasta mañana inclusive, en reclamo de un aumento de $ 500 a cuenta de paritarias. Los empleados del Posadas, adelantaron que la semana próxima lanzarán un paro por tiempo indeterminado.

A su vez, los trabajadores del Hospital Francés convocaron para las 14.30 de mañana a una asamblea para decidir eventuales nuevas medidas de fuerza en rechazo de una propuesta de aumento formulada por las autoridades del centro asistencial, a la vez que exigieron un mínimo de $ 1.750. El delegado general indicó que el personal está agrupado en la Asociación de Trabajadores de la Sanidad Argentina (ATSA), que lidera Héctor Daer, que integra a 1.000 establecimientos médicos privados entre hospitales, droguerías, laboratorios, geriátricos, sanatorios y clínicas, concluyó el representante sindical.

Dejá tu comentario