Reprimen pueblada en Los Hornos tras pelea entre vecinos y policías

Información General

En la marcha que realizaron ayer en Los Hornos (cerca de La Plata) los familiares de Damián Barzábal, el joven baleado en la cabeza dentro de un patrullero, se registraron graves incidentes en los que manifestantes quemaron gomas y arrojaron piedras a la Policía. En la causa ya hay siete policías involucrados, de los cuales 2 están desafectados y el resto fue echado de la fuerza.

Los padres de la víctima concurrieron a la Comisaría 3ª para reunirse con las autoridades y pedir explicaciones sobre la muerte de Barzábal. No obstante, cerca de las 19 un grupo de manifestantes comenzó a lanzar piedras a los efectivos que estaban custodiando la sede policial.

En un ambiente de mucha tensión, con cerca de 200 manifestantes (en un principio hubo 400 policías desplegados, pero que luego llegaron refuerzos que aumentaron el número hasta cerca de 1.000), los incidentes continuaron durante varias horas y los uniformados respondieron con balas de goma y gases lacrimógenos para dispersar a los agresores.

Antes de que los disturbios comenzaran, Leonardo Barzábal, padre del joven muerto, se
reunió con el comisionado Héctor Martínez, jefe de la Departamental La Plata, y afirmó que a su hijo «lo fusilaron en un patrullero».

Además, pidió que «se termine la impunidad en la Comisaría 3ª» a la que -dijo-la intervinieron ocho veces en un año. «¿Hay justicia en este país? Para los pobres no hay justicia», acusó. Como consecuencia de los incidentes, al menos once personas fueron detenidas y trasladadas a la Comisaría 2ª de La Plata.

  • Contradicción

    Por otro lado, son cinco los policías bonaerenses arrestados en el marco de la investigación por la muerte del joven de 17 años, y ayer se agregaron otros dos efectivos que quedaron desafectados de la fuerza.

    Luis Doratto, uno de los desafectados, es subteniente y dueño de la casa en la que supuestamente entró a robar el joven que murió, y aseguró que tras perseguirlo y detenerlo, lo entregó esposado. «Lo reduzco y lo esposo. No estaba armado. Cuando le doy la voz de alto él levanta las manos», dijo.

    La otra oficial desafectada es Mariana González (estaba a cargo del libro de Guardia de la comisaría), quien no dejó asentado el hecho.

    Por su parte, vecinos habrían declarado que, luego de arrestarlo y esposarlo, Doratto golpeó al joven asesinado en el patrullero. El efectivo asegura que no sabe qué pasó en el móvil: «Ingresamos a la persona al móvil. Lo que pasó desde la calle 66 y 163 hasta la comisaría no lo podría decir. Yo iba en mi auto particular», recordó. Sin embargo, estos dichos contradicen con la versión que indicó que los policías acusados habrían descubierto un revólver calibre 32 en el móvil y que no esposaron al chico, quien se habría resistido dentro del auto desencadenando la tragedia.

    Los efectivos echados son Santiago Regalía, presunto autor del disparo; y Christian Gutiérrez, quien viajaba en el patrullero. Luego declaró prescindibles al capitán Carlos Morales; al teniente primero Iván Martínez y al teniente Lucas Oyarzábal. Todos ellos están detenidos.
  • Dejá tu comentario