Sorprendió al gobierno, anoche, otro cacerolazo en varios lugares del país

Información General

Sorprendió al público, pero más al gobierno, el cacerolazo que estalló anoche en varios barrios de la Capital Federal, especialmente Palermo, Recoleta y Barrio Norte. Fue ruidoso, aunque no masivo como ocurrió en la primera movilización pro campo de la Capital. Un grupo llegó a cortar la avenida Santa Fe a la altura de Coronel Díaz, acompañado por el ruido de cacerolas desde las ventanas y balcones, por momentos apabullante, y que reanimó a esos barrios que suelen dormir, lejos del fútbol, en domingo. El disparador de esa reacción fue la transmisión por algunas cadenas de cable de la protesta que encabezó en un cruce de rutas de Gualeguaychú Alfredo de Angeli, quien habló acompañado también por el sonar de las cacerolas. Como imantado, ese sector de los vecinos de la Ciudad, y en algunas capitales de provincia, se prendió a la protesta, que llegó también a pocos metros de la residencia presidencial de Olivos.

Sorprendió ayer un nuevo cacerolazo en Capital Federal, poco después de las 20.30, cuando centenares de personas colmaron diferentes barrios, como Palermo, Belgrano, Barrio Norte y Recoleta. La reacción porteña pareció derivar de un llamado del productor Alfredo de Angeli, quien minutos antes daba un enérgico discurso a la vera de la Ruta 14, en donde llamaba a comenzar a solucionar el conflicto con el gobierno acompañado por cacerolas en Gualeguaychú.

Niños, madres, abuelas y pueblerinos marcharon a las plazas céntricas de su ciudad y una vez más apoyaron los reclamos del campo, que piden rever la política de retenciones móviles.

Además de los cacerolazos, hubo salidas espontáneas de vecinos a las calles, después del discurso de De Angeli.

  • Cánticos

    Barrio Norte, Recoleta, Palermo, Belgrano, Caballito y Retiro fueron algunos de los barrios en donde se escuchó el cacerolazo, complementado con cánticos contra el gobierno, bocinas de autos, los sonidos de cornetas, algún que otro bombo y los gritos de los más chicos.

    La Ciudad en esos barrios se pareció, por momentos, al recordado cacerolazo que se inició el pasado 25 de marzo, luego del agresivo primer discurso que realizó Cristina de Kirchner, en torno al tema, y en donde tildó a los productores de «golpistas». En la esquina de Santa Fe y Coronel Díaz, la protesta incluyó un corte de calles acompañado por el ruido que provenía de las ventanas y balcones de los edificios. Esa protesta también se repitió en algunas ciudades del interior. Los ruidosos golpes que bajaban desde los balcones de los edificios generaron en Buenos Aires un marco que está incorporándose de a poco en Capital, como no ocurría desde la caída del ex presidente Fernando de la Rúa.

    Incluso, durante la semana pasada se habían difundido numerosos mails por Internet, que citaban para ayer a las 19 a Plaza de Mayo a quienes los recibieran. Por esos mismos rumores, movimientos sociales afines al kirchnerismo ya habían anunciado también que irían a la Plaza «a defender al gobierno popular y nacional», si la muchedumbre pro campo se decidía a concurrir. Sin embargo, la cantidad de personas que se movilizaron en Capital motivó que las amenazas de los piqueteros K no se concretaran.

    Paraná, Rosario, General Pico, Córdoba, Santa Fe, Santa Teresa y Armstrong fueron otros puntos del interior en donde se vislumbraron las rebeliones y los insultos contra el kirchnerismo.
  • Dejá tu comentario