Tragedia aérea en Río Negro: familiares iniciaron estudios para identificar víctimas

Información General

Expertos de la Morgue Judicial de Buenos Aires iniciaron las arduas tareas tendientes a identificar los restos de las 22 personas que fallecieron del accidente del avión de la aerolínea Sol, ocurrido el miércoles pasado en Río Negro.

Se calcula que los restos que un alto grado de deterioro demandarán al menos un mes de tareas periciales para lograr su identificación, con comparación de tipos de ADN incluida en el proceso, proceso que ya comenzó con la extracción de sangre a familiares de las víctimas.

En tanto, el juez federal de San Carlos de Bariloche Leónidas Moldes ordenó mantener una estricta vigilancia en la zona en la que se precipitó el Saab 340 de Sol, en el paraje de Prahuaniyeu.

El operativo de fuerzas seguridad locales mantenía la zona cercada, mientras los peritos completan el análisis de los restos, lo que daría lugar a que todo el área sea sellada en forma perimetral.

Fuentes vinculadas a la investigación del accidente citadas por el diario Río Negro, señalaron que llama la atención la forma en la que se pulverizaron y atomizaron los restos del avión y las víctimas.

Si bien en esa clase de accidente es común el nivel importante de destrucción, siempre son encontrados restos enteros de la estructura del avión. En términos de pulverización, el nivel de destrucción podría compararse al del DC-10 de Austral que cayó en 1999 cerca de Fray Bentos.

Mientras el avión de Austral se precipitó a tierra en picada desde 10 mil metros de altura y abrió un gran hueco en el piso, el Saab no pudo haber volado a una altura superior a los 4.500 metros, techo máximo de la máquina, y en la meseta en la que cayó no hizo ningún tipo de perforación.

Dejá tu comentario