Chabán volvió a pedir su excarcelación

Judiciales

Omar Chabán, ex gerente de la discoteca República Cromañón, pidió ayer su excarcelación a la Cámara de Casación Penal con el argumento de que cumple prisión preventiva desde hace más de dos años sin sentencia firme por su presunta responsabilidad en el incendio que causó 194 muertos.

El planteo fue realizado por el abogado Pedro D'Attoli y será analizado por la sala tercera del Cuerpo, tras la negativa a concederle la libertad por parte del Tribunal Oral en lo Criminal 24, el cual tendrá a su cargo el juicio oral y público por el caso.

"Ya está claro que Chabán no se va a fugar, incluso cuenta con una custodia destinada a su seguridad personal que eventualmente no lo permitiría", aseguró el letrado.

El abogado agregó que "fue probado que nunca eludió la acción de la Justicia y que cumple la prisión en condiciones infrahumanas de aislamiento", en relación a la celda que ocupa en la cárcel de Marcos Paz, aislada del resto de la población carcelaria.

D'Attoli añadió que "las condiciones han variado sustancialmente desde el momento en que esa misma sala de Casación revocó su libertad y ordenó que volviera a prisión".

"Entre otras cosas, ha pasado el tiempo y ya parece evidente que el juicio no será este año ni el próximo, por lo que sería correcto liberar a mi cliente", evaluó.

El ex gerente cumplió los dos años de prisión preventiva sin condena el pasado 8 de junio, argumento que fue esgrimido por su defensor en el fallido pedido de excarcelación ante el TOC 24 que tendrá a su cargo el debate oral.

La cuestión será analizada otra vez por los camaristas Eduardo Riggi, Guillermo Tragant y Angela Ledesma, quienes con la disidencia de la magistrada el 24 de noviembre de 2005 enviaron a prisión a Chabán tras permanecer cinco meses en libertad.

La tragedia de Cromañón se produjo el 30 de diciembre de 2004, cuando se desarrollaba un recital de la banda de rock Callejeros y un grupo de jóvenes arrojó bengalas e inició el fuego en la mediasombra que recubría el techo del boliche.

El incendio produjo un humo tóxico que derivó en la muerte de 194 personas y dejó heridas en cientos de jóvenes que permanecían dentro del local.

El gerenciador de Cromañón fue detenido al día siguiente, en momentos en que se encontraba en un local deshabitado del barrio de Monserrat, y fue alojado en una celda individual, aislado del resto de los presos, en la cárcel de Marcos Paz.

Allí permaneció hasta el 14 de junio de 2005, cuando fue excarcelado por la Cámara del Crimen y vivió en una casa de una isla del Tigre, pero ante un recurso de apelación volvió a prisión por decisión de los jueces Tragant y Riggi.

En la resolución que dictaron en 2005, los camaristas afirmaron que Chabán tenía que seguir preso por la gravedad de los delitos por los que está procesado: "estrago doloso seguido de muerte" y "cohecho (coimas) activo" por la supuesta entrega de dinero a policías para que sean permisivos con Cromañón.

Pero además, remarcaron que "existen plurales y concordantes elementos de juicio que indican que se encuentra dispuesto a eludir la investigación y el cumplimiento de compromisos procesales".

Para los jueces, la noche de la tragedia, Chabán "se desinteresó", "abandonó el lugar" mientras otros ayudaban a las víctimas y "se retiró" a un sitio que no era su domicilio habitual, y sólo quedó a disposición de la justicia luego de varios allanamientos.

Chabán "demostró menosprecio sobre la suerte de sus semejantes, inclusive de familiares y amigos", dijo uno de los jueces, y rechazó el argumento del abogado acerca de que se fue del lugar por el "horror" que le generaban las escenas que veía.

Dejá tu comentario