Indefinición por completar la Corte demora fallo pesificador

Judiciales

Las dudas del presidente Néstor Kirchner en nominar al reemplazante de Augusto Belluscio le ha quitado a la Corte Suprema la posibilidad de resolver definitivamente sobre la constitucionalidad de la pesificación.

Ya diezmado en su composición, el tribunal puede sufrir otro vacío en febrero, cuando una corte supletoria decida sobre la destitución de Antonio Boggiano. Si los votos se inclinan por acompañar la resolución del Senado, entonces el máximo tribunal de Justicia habrá quedado con siete miembros y sin la mayoría necesaria para cerrar la discusión sobre las leyes de emergencia dictadas durante el gobierno de Eduardo Duhalde.

El gobierno argumenta que la Corte, con una composición de siete de jueces, igual puede funcionar. Pero sucede que en el caso de la pesificación deberá hacer acrobacia para lograr una sentencia que legitime la salida de la convertibilidad.

El cuadro de situación es el siguiente:

• De siete miembros sólo seis están en condiciones de firmar
porque Enrique Petracchi se excusó de opinar.

• De los seis restantes,
Carlos Fayt está claramente a favor de restituir en dólares los depósitos bancarios de ahorristas y empresas. Cuando falló en el caso San Luis, ya dijo que la pesificación era inconstitucional y lo reiteró en octubre de 2005, en el caso Bustos.

• Quedan cinco, tres de los cuales en el «caso Bustos» declararon la constitucionalidad de las normas pesificadoras y resolvieronque por cada dólar debía devolverse $ 1,40 más CER. En esa sintonía firmaron
Elena Highton, Juan Carlos Maqueda y Ricardo Lorenzetti.

• Eugenio Zaffaroni
se pronunció en favor de una redolarización parcial de los depósitos en los casos de colocaciones menores a 70 mil dólares y a favor de la pesificación por arriba de ese monto.

• Resta
Carmen Argibay, quien no alcanzó a emitir opinión porque cuando se produjo el fallo no había aterrizado en la Corte Suprema. Se conoce que tiene una opinión cercana a la de Zaffaroni, es decir, de una pesificación parcial y en favor de instrumentar un mecanismo de compensación para los ahorristas. Con este panorama y con sólo tres votos bien definidos en favor de la constitucionalidad de la pesificación, ¿puede la Corte Suprema emitir un fallo en marzo? Se cree que no.

El asunto tiene verdadera importancia porque hay 40 mil amparos en espera de una resolución. Además, porque el fallo de la Corte sobre la pesificación sólo tiene unanimidad de 70.000 dólares hacia arriba. Todos los demás casos quedan fuera del fallo Bustos.

Por lo tanto, está obligada a emitir una nueva sentencia más clara, categórica y respetable para los tribunales inferiores.

• Esfuerzos

El que más esfuerzos está haciendo para lograr unificar los criterios tan diferentes es Lorenzetti, quien promueve que la Corte ratifique la pesificación y que en un próximo fallo se incline por devolver en pesos la totalidad de cada depósito, de modo que cada ahorrista pueda comprar con esos pesos tantos dólares como los que tenía antes del «corralón».

A las divergencias que existen en la Corte hay que sumarles la indecisión de la administración Kirchner para nombrar al sucesor de Belluscio y eventualmente el de Boggiano, aunque para ello deberá esperar una sentencia de la corte de conjueces (ver aparte).

Aun suponiendo que el gobierno se decida a completar la Corte, el anunciado fallo pesificador se demorará más de allá de marzo de este año, fecha que el Ejecutivo consideraba razonable para obtener del tribunal una sentencia que terminara con los cuestionamientos de la pesificación.

Dejá tu comentario