Jueces: buscan frenar discrecionalidad

Judiciales

Comenzaron a surgir en el seno del Consejo de la Magistratura las disidencias. Se prevé que en las reuniones de comisiones de esta semana, se intercambien nuevos proyectos alternativos a los polémicos propuestos por los consejeros K.

En el proyecto original, dado a conocer dos meses atrás, el oficialismo del organismo propone, entre otras cosas, terminar con los exámenes anónimos y sorpresivos, abandonar las tablas con puntajes para evaluar antecedentes de los candidatos y dar más importancia a la opinión que los consejeros se formen de los postulantes que a sus propios conocimientos, para definir su selección.

El deseo kirchnerista de manejar aún más los nombramientos de magistrados ya fue contrarrestado en ese sentido con un proyecto promovido por el representante de los abogados en el Consejo, Pablo Mosca, ex presidente del cuerpo.

En ese sentido asesores, representantes de los jueces en el organismo y legisladores siguen con los debates internos para llegar de común acuerdo al mejor de los reglamentos.

En torno a lo presentado por Mosca, las principales diferencias con el proyecto elaborado por la diputada oficialista y vicepresidente del organismo, Diana Conti, se centran en que el abogado promueve que sigan existiendo las evaluaciones anónimas, secretas y reservadas.

Asimismo, plantea continuar con las tablas con puntos para determinar los antecedentes de los postulantes.

  • Razonamiento

    «Es imposible concebir una selección de un juez, sin que antes tenga una prueba de oposición por puntos», fue el razonamiento de Mosca ante este diario, quien criticó, además, la visión K de dar más importancia a la trayectoria de un candidato antes que a sus logros académicos.

    En esa línea aclaró: «Es importante la trayectoria laboral que haya tenido esa persona, pero antes que eso no se puede dejar de saltear el punto académico».

  • Requisitos

    Quien actualmente quiera ser juez debe acreditar antecedentes profesionales y superar un examen escrito y reservado. Una vez completada esa etapa, el consejo eleva una terna al Ejecutivo para que sea aprobada y enviada al Senado, órgano que le da el último aval.

    Dos meses atrás, cuando Conti presentó su propuesta ante el Consejo, dijo que quería tener la mayor discrecionalidad posible a la hora de seleccionar jueces.

    «La designación de magistrados es de orden técnica, pero también política», había manifestado la legisladora kirchnerista, quien junto con Carlos Kunkel, es una de las principales polémicas figuras del oficialismo en esa institución.

    Sin embargo, las voces opositoras no se habían dejado intimidar. «Tener mayor discrecionalidad para elegir a los magistrados, tal como plantea Conti, sería un suicidio», bramó aquella vez el jefe de la bancada radical en la Cámara de Diputados, Oscar Aguad.
  • Dejá tu comentario