Triple A: Cafiero y Ruckauf, en la mira

Judiciales

El juez federal Norberto Oyarbide reiteró ayer que está contemplando la posibilidad de citar a María Estela Martínez de Perón en la causa que investiga los crímenes cometidos por la organización paramilitar Triple A que actuó durante el gobierno de la ex presidenta.

La pesquisa podría hacer comparecer también a Carlos Ruckauf y Antonio Cafiero.

El magistrado brindó ayer algunas precisiones sobre el curso del expediente que se reactivó al declarar que los crímenes cometidos por la Alianza Anticomunista Argentina revisten el grado de lesa humanidad y por lo tanto son imprescriptibles.

Oyarbide aseguró que trabaja «contrarreloj» para conseguir la extradición desde España del ex jefe de la organización, Rodolfo Almirón, el primer detenido en el marco del proceso. El lunes fue detenido en la Capital Federal otro jefe de la ex Triple A, Juan Ramón Morales, un ex comisario que fue yerno de Almirón.

«En este momento estoy trabajando contrarreloj en el pedido de extradición de Almirón», dijo Oyarbide y señaló que por su parte, Morales está sospechado de conformar «una asociación ilícita» y se le atribuye «haber cometido homicidios en ocho oportunidades, privación ilegítima de la libertad y desaparición de personas».

Con respecto a la citación de Isabel Perón, el juez aseguró que «está latente la posibilidad», de convocarla en referencia a los hechos sucedidos durante su gobierno por la organización mentada por el ex ministro de Bienestar Social, José López Rega, quien actuó también durante la presidencia de Juan Domingo Perón.

Pero, el juez federal indicó que «la urgencia mayor es trabajar en la reunión de todas las pruebas» para lograr la extradición de Almirón para su juzgamiento en la Argentina. El ex policía, que fue miembro de la custodia de Isabel Perón, está acusado de formar parte del grupo de miembros de la Triple A que asesinó al diputado Rodolfo Ortega Peña y al cura Carlos Mujica.

Por otra parte, Morales, sobre quien pesa un pedido de captura desde 1984, estaba viviendo en el barrio porteño de Palermo y tras ser detenido e indagado se le ordenó arresto domiciliario, porque tiene 88 años.

Oyarbide podría ampliar las citaciones a dos ex ministros de Isabel Perón, como Ruckauf y Cafiero.

Sobre esas citaciones el magistrado respondió, ayer en una requisitoria de movileros en la puerta de su domicilio, que «es algo que no se descarta».

Por otra parte Oyarbide ordenó una revisión médica al cuerpo médico forense para determinar el estado de salud mental de Morales. «Yo necesito saber cuál es la salud mental, por si eventualmente la persona quiere declarar, o a los efectos de tomar otros recaudos legales», dijo el juez.

También contó que el ex comisario de la Federal tenía un pedido de captura desde 1984 y que por ser una asociación ilícita la organización terrorista «es imposible la excarcelación».

Sobre el estado procesal de Morales, explicó el magistrado que «la calificación provisoria tiene que ver con la participación de este hombre en una asociación ilícita denominada Triple A, que tuvo desarrollo y una actuación importante entre los años 1973-1975».

De ese modo, dio a entender que los crímenes cometidos por la organización enquistada en el gobierno peronista, abarcará también el período de la presidencia de Juan Perón y no sólo desde 1974, después de su muerte, cuando se hizo pública su actuación a partir de la difusión de una lista de amenazas a políticos, intelectuales, artistas y periodistas.

Poco tiempo después se produjo el asesinato del diputado Ortega Peña, al que le siguieron el de Alfredo Curuchet, Silvio Frondizi y Luis Mendiburu, entre otros.

Previo a esta etapa hubo otros ataques, que comienzan en noviembre de 1973 con la bomba contra el político radical Hipólito Solari Yrigoyen.

Dejá tu comentario