Política

Lavagna suma UCR inorgánica y ofrecen a Alfonsín como vice

LIFSCHITZ LE PIDIÓ A MASSA Y A PICHETTO QUE SE BAJEN PARA APOYAR CANDIDATURA DEL EXMINISTRO - Radicales disidentes se reunieron ayer en Capital Federal con socialistas y el GEN. Piden abandonar Cambiemos y armar frente progresista con el Peronismo Federal, pero sin Cristina.

Radicales inorgánicos, socialistas y dirigentes del GEN se juntaron ayer en el Palais Rouge para impulsar el armado de un frente progresista que adhiere a la candidatura presidencial de Roberto Lavagna. El exministro de Economía de Néstor Kirchner viene de sumar volumen político en San Juan, donde se mostró con el gobernador anfitrión, Sergio Uñac y con sectores del kirchnerismo encabezados por Verónica Magario y Agustín Rossi. Ahora los radicales que impulsan la salida de la UCR de Cambiemos comenzaron a sondear a Ricardo Alfonsín como potencial compañero de fórmula de Lavagna en un frente opositor transversal junto al Peronismo Federal y el Partido Socialista de Miguel Lifschitz, el gobernador de Santa Fe.

Lavagna fue candidato presidencial de la UCR en 2007 acompañado en la boleta por el radical Gerado Morales. Su aventura no logró resultados. Quedó tercero a casi 30 puntos de Cristina de Kirchner y debajo de Elisa Carrió que casi lo duplicó en cantidad de votos. Ahora el exministro volvería a postularse siempre y cuando haya un acuerdo para impulsarlo como candidato único. Por eso ya confirmó que no está dispuesto a competir en las Primarias de agosto contra Sergio Massa, Juan Manuel Urtubey o cualquier otro dirigente de Alternativa Federal para definir quien será el candidato que enfrente a Mauricio Macri.

Cerca de Lavagna aspiran incluso a que Cristina de Kirchner también decline su eventual candidatura presidencial ya que el exministro se auto percibe como el único capaz de derrotar a Macri, en primera vuelta o en un eventual balotaje. La foto en San Juan junto a Magario, Rossi y otras expresiones del kirchnerismo son el primer indicio de una confluencia política con Cristina para sellar el denominado “frente patriótico” que diseña desde el Instituto Patria para evitar un segundo mandato de Macri.

En San Juan, Lavagna también sumó el apoyo de los gobernadores de Santiago del Estero, Gerardo Zamora, de Catamarca, Lucía Corpacci. Urtubey, por ahora, no parece dispuesto a bajar su candidatura para apoyar a Lavagna. Tampoco Massa aparece en esa sintonía teniendo en cuenta que ambos están en condiciones de derrotar al economista en una PASO. Entre los disidentes del radicalismo, y organizadores de la cumbre de ayer en el Palais Rouge, que apuestan a apoyar la candidatura de Lavagna por afuera de Cambiemos está el histórico dirigente bonaerense César Martucci. Pero no es el único que impulsa la salida del radicalismo de la coalición de gobierno. Jorge Sappia, presidente de la Convención Nacional de la Unión Cívica Radical, advirtió que “cuando la Convención se reúna va a tener que resolver cual es el rol del partido dentro de cambiemos, si debe continuar en o no en Cambiemos. Si Cambiemos es lo que fue hasta ahora, el radicalismo no tiene nada que hacer dentro de Cambiemos”.

La jefatura del radicalismo orgánico, encarnada en Alfredo Cornejo, también comenzó a manifestar su disidencia en relación al rumbo del Gobierno nacional. Pero no llegan a plantear una fractura o salida de Cambiemos. Su posición de máxima, a la que adhiere también Ernesto Sanz, es presentar un candidato propio en la PASO de Cambiemos. El elegido sería Martín Lousteau, auspiciado por Enrique “Coty” Nosiglia, para desafiar el liderazgo nacional de Macri en Cambiemos. Pero esa cuestión, según Cornejo, recién se definirá cuando se reúna la Convención Nacional.

Ricardo Alfonsín también volvió a reclamar una interna en Cambiemos y consideró que para el oficialismo, “sería más fácil ganar en las generales con un programa radical”. “Las PASO hace rato que las venimos reclamando, se usaron en 2015, no pedimos nada nuevo”, resumió el exdiputado nacional durante una entrevista. Para Alfonsín, “un candidato radical le puede ganar la interna” al presidente Mauricio Macri porque “la sociedad, incluso aquella que vota a Cambiemos, pide un cambio. Tendrán que ganarnos o no, yo creo que el radicalismo puede ganar en las PASO. Sería más fácil ganar en las generales con un programa radical”.

En un guiño a Lavagna, el hijo del expresidente radical calificó al economista como “uno de los hombres que le puede aportar mucho calidad a la política”. Lifschitz, quien también aspira a acompañar a Lavagna en la fórmula presidencial, también salió a oxigenar la candidatura presidencial del exministro y sugirió que Massa y Miguel Ángel Pichetto, ambos miembros del espacio peronista Alternativa Federal, deben bajar sus candidaturas en “un gesto de grandeza”.

“Aspiro a que podamos entender y asumir la gravedad de la situación y que todas las partes puedan ceder un poquito” dijo, al tiempo que evaluó que Lavagna será candidato y está “esperando para anunciarlo, la conformación de un espacio plural”.

“Es difícil que podamos lograr un buen resultado con un espacio fragmentado”, señaló, tras lo cual, frente a la pregunta de si Massa y Pichetto deberían bajar su candidatura, respondió: “Digamos que si”. “Ellos deberían buscar cómo formar parte, o ver cómo se integran a un espacio común”, ya que “eso sería inteligente y generoso”, agregó.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario