Cerebro y masturbación: mitos y verdades revelados

Lifestyle

Existen muchas creencias sobre esta práctica, y aunque han sido desmentidos varias veces, vuelven a resurgir una y otra vez.

Muchos mitos rondan alrededor de los efectos de la masturbación en el cerebro. Desde pérdida de memoria hasta efectos positivos sobre nuestro bienestar emocional.

Las investigaciones científicas sugieren que la estimulación sexual, incluida la estimulación mediante la masturbación, tiene muchos beneficios para la salud. Además de reducir el estrés, liberar la tensión, mejorar la calidad del sueño y aumentar la concentración, la masturbación permitirá obtener placer sexual.

Existen distintos mitos que, a pesar de haber sido desmentidos en más de una oportunidad, vuelven a resurgir una y otra vez. Un reciente estudio de News Medical Today reveló detalles acerca de esta práctica sexual.

La masturbación es una actividad sexual en donde se estimulan los órganos sexuales mediante caricias con las manos, para obtener placer sexual. Si bien esta acción puede llevar o no al orgasmo, es una práctica común entre hombres y mujeres que juega un papel clave en el desarrollo sexual saludable.

Según el estudio, la masturbación eleva el estado de ánimo, mejora las relaciones sexuales.

En el caso de las mujeres, según los expertos, alivia dolores menstruales, reduce la sequedad vaginal en mujeres mayores y dolores durante las relaciones sexuales.

Mitos y verdades de la masturbación

Existen distintos mitos acerca de la masturbación (como la posibilidad de quedarse ciego, o el crecimiento del vello en las manos) que fueron desmentidos rotundamente.

No existen pruebas científicas que demuestren que la masturbación causa alguno de los efectos adversos sugeridos: no causa ceguera, tampoco genera las palmas de las manos con mucho vello, y mucho menos la impotencia en la edad adulta.

Otros de los mitos que el informe de News Medical Today desmintió son; la disfunción eréctil, el encogimiento y curvatura del pene, bajo recuento de espermatozoides, enfermedades mentales y debilidad física.

El informe de Medical News Today asegura que, entre los adolescentes entre 14 y 17 años, el 74% de los hombres y el 48% de las mujeres se masturban; y entre los adultos entre 57 y 64 años, el 63% de los hombres y el 32% de las mujeres realizan prácticas sexuales.

woman-2198083_1920.jpg

Efectos de la masturbación en el cerebro

Si bien no hay indicios de que la masturbación tenga efectos negativos sobre el cerebro y la memoria, sí lo tendría el consumo excesivo de pornografía.

Un estudio realizado por el Centro de Psicología del Ciclo Vital de Berlín en 2014 determinó que el consumo de pornografía tiene un importante impacto sobre cómo se concibe el sexo, sobre todo, entre los más jóvenes. Además, la visualización de contenidos sexuales explícitos de forma continuada ha sido relacionada con problemas de aprendizaje y pérdidas de memoria.

¿Qué pasa en nuestro cerebro cuando vemos pornografía?

El consumo excesivo de pornografía afectaría al volumen de materia gris del lóbulo derecho del cerebro, donde se alberga tejido neuronal relacionado con la inteligencia, según el citado estudio. Por tanto, esta reducción de la materia gris podría afectar a funciones como el aprendizaje y la memoria.

¿Qué pasa en nuestro cerebro cuando vemos pornografía?

El consumo excesivo de pornografía afectaría al volumen de materia gris del lóbulo derecho del cerebro, donde se alberga tejido neuronal relacionado con la inteligencia, según el citado estudio. Por tanto, esta reducción de la materia gris podría afectar a funciones como el aprendizaje y la memoria.

Los especialistas remarcan que el consumo de pornografía per sé no es algo malo. El problema es el exceso. Los estudios indican que en torno al 75% de los hombres y del 25% de las mujeres de la población general consumen pornografía de forma regular.

La adicción al sexo afecta a un 7% de los hombres y alrededor del 1 al 3% de las mujeres, quienes ven cómo la pornografía se convierte en su mayor actividad de ocio deteriorando su vida laboral, familiar, social y personas.

Dejá tu comentario