Siete novelas para leer ficción más allá de las vacaciones

Lifestyle

Para leer una buena novela no hace falta esperar al descanso de las vacaciones de verano. A continuación hay algunas sugerencias de novelas que fueron publicadas o reeditadas en los últimos meses.

El verano y las vacaciones son la época ideal en la que muchos encuentran el tiempo y la voluntad para leer esa novela que estuvieron posponiendo durante todo el año. Bajo la sombra de un árbol en un parque, junto a la pileta en una quinta o frente a la inmensidad del mar en una playa escuchando el crepitar de la arena sobre las hojas de papel, son algunos de los escenarios en los que lectura se vuelve un placer del descanso.

Pero, para la mayoría, esa época de calores y tiempo libre quedó atrás. Habrá que soportar las corrientes embravecidas de frío invernal antes de que el fin de año y las Fiestas devuelvan el respiro de las vacaciones. Sin embargo, para leer una buena novela no hace falta esperar a tener tanto tiempo disponible, se puede, capítulo a capítulo, avanzar en la cama antes de irse a dormir, en el transporte público para escapar mentalmente o en la pausa para comer en el trabajo, en vez de revisar por milésima vez las redes sociales.

A continuación hay algunas sugerencias de novelas que fueron publicadas o reeditadas en los últimos meses, un panorama diverso para apilar en la mesita de luz, cargar en el e-reader o picotear en el celular.

Serotonina – Michel Houellebecq

1 - Serotonina - Houellebecq.jpg

Mientras aún dura el buen humor de las vacaciones puede enfrentarse el clásico pesimismo de Houllebecq (1956). En su última novela el provocador escritor francés vuelve a atacar la zona de confort de la burguesía de clase media. Lo hace en esta ocasión con la historia de Florent-Claude Labrouste, un hombre que a los 46 años se da cuenta de que su mujer lo engaña (y de qué manera) y de que tras dejarla está solo en la vida. Abandona su trabajo en el Estado, desilusionado por una carrera de resultados malogrados, y, gracias a una nutrida cuenta bancaria, se lanza a recorrer lugares y personas de su pasado en España y Francia. Paisajes bellos y cálidos para confortar al lector mientras avanza el otoño. Pero al protagonista nada lo conmueve, nada le da ganas de vivir. Ni siquiera un fortísimo antidepresivo que lo deja impotente y le quita otra posibilidad de goce.

Con esta novela Houellebecq volvió a ser visto como un oráculo francés: así como imaginó a su país asediado por la violencia de musulmanes en Sumisión, en Serotonina dedica un gran esfuerzo en explicar la situación insostenible de los productores rurales de Francia frente al ingreso de productos importados (de Argentina, entre otros), lo que deriva en un desborde de protestas que muchos equiparan con lo que sucedió en los últimos meses con los "chalecos amarillos".

Más allá de la trama y sus a veces exagerados esfuerzos por mantener su imagen de rebelde, Houellebecq refleja con saña y detalle la degradación de una sociedad y de una época. Esa decadencia de los viejos valores es fatal para el protagonista, un mundo en el que no hay lugar para él. Tal vez esa visión del futuro sea la verdadera predicción.

Anagrama

288 páginas

Kentukis – Samanta Schweblin

2 - Kentukis - Schweblin.jpg

Una opción para llevarse en una escapada de fin de semana largo o en unas mini vacaciones de invierno. Una novela cosmopolita, para viajar.

La multipremiada autora es una de las argentinas con más proyección internacional y de las más leídas en el país. Fue nuevamente seleccionada para el premio The Man Booker International 2019, por su antología de cuentos Pájaros en la boca, galardón al que aspiró el año pasado con Distancia de rescate.

Schweblin (1978), asombrosa cuentista, encara con Kentukis el desafío de una novela larga. Lo hace a través de historias paralelas conectadas por un artefacto en común, el kentuki, una especie de peluche-cámara con movimiento. Hay gente que lo compra y lo pone en su casa para ser vista y otra que paga por acceder a ver a través del dispositivo y manejarlo. Voyerismo digital interactivo.

Las tramas relacionan a múltiples personajes ubicados en ciudades de todo el mundo, pero no se conectan entre sí. No se comunican. Tampoco se comunican las dos personas conectadas a través del kentuki. Y justamente la falta de comunicación es un tema de la obra. Hay vestigios de esa tecnofobia que puso de moda Black Mirror en la forma de mostrar cómo la tecnología sirve de vehículo para desmoronar la vida de las personas.

Random House

310 páginas

Prohibido morir aquí – Elizabeth Taylor

3 - Prohibido - Taylor.jpg

Elizabeth Taylor (1912-1975) fue una homónima también inglesa de la famosa actriz. Destacada entre las autoras de su nacionalidad, el reconocimiento le llegó tarde y aún hoy la maestría de su talento no está todo lo difundida que debiera.

Prohibido morir aquí (Mrs. Palfrey at the Claremont, 1971) es una de sus más famosas novelas, una joya rescatada a través de esta reedición. De manera pícara cuenta la realidad de los ancianos que son olvidados por su familia, en este caso los que tienen suficiente dinero para vivir en un hotel londinense en los años 60. Empieza con la señora Palfrey mudándose al Hotel Claremont, como una aventura. Es una viejita orgullosa y perspicaz que parece salida de un libro de Agatha Christie. Lo más importante para ella es aparentar. La monotonía y la soledad la llevan a inventarse un nieto para justificarse ante los demás viejos y así alimenta el argumento con varios equívocos.

Es una historia alegre que da los golpes bajo la mesa y deja un sabor amargo al terminar. Taylor tiene un don para los diálogos, para los personajes, y lo usa para crear un grupo de viejos muy particulares y representativos de las distintas formas en las que las personas suelen envejecer. También gusta por su prosa limpia y ligera que hace que la novela se lea con facilidad. Un libro especial para esos días grises y fríos que a veces se extienden por semanas y en los que la bruma de la madrugada humedece las calles de la ciudad, una postal londinense como la que acompaña las páginas de Taylor.

La bestia equilátera

253 páginas

María Domecq – Juan Forn

4 - María - Forn.jpg

Juan Forn (1959, Buenos Aires) es un escritor y traductor que vive en Villa Gessell, incluso cuando el frío convierte las playas en desiertos que las mareas nivelan. María Domeq transcurre en distintas ciudades, en varias épocas, como una saga familiar para leer a la luz del sol tras una ventana que nos separa de un día gélido. Se trata de una aventura genealógica para resolver un misterio que sirve de excusa para un amor inesperado.

En la novela Forn conjuga y exorcisa elementos de su biografía y pasado familiar con hechos históricos y mucha imaginación. La historia real detrás de la ópera de Giacomo Puccini Madama Butterfly, la Guerra de la Triple Alianza en Paraguay, la Guerra Ruso-Japonesa, la Semana Trágica y otros sucesos son hilvanados a través de la ficción de Forn para hablar de los lazos familiares, las dificultades, los duelos y la fuerza para seguir adelante.

Emecé

240 páginas

El nadador en el mar secreto – William Kotzwinkle

5 - El nadador - Kotzwinkle.jpg

En lo peor del invierno tal vez nos ataque una gripe que nos deje de cama o nos sorprenda un día con la sensación térmica arañando los mínimos anuales y surja una tormenta de lluvia, truenos y vientos huracanados de esos que derriban árboles. Al calor de una estufa o entre las sábanas, esta historia que se lee de un tirón tiene nieve, una tristeza apabullante y la esperanza de que es posible salir de los peores momentos de la vida.

El estadounidense William Kotzwinkle (1943) es un novelista, autor infantil y guionista. Entre sus trabajos más conocidos está la novela que adapta el guion de "E.T., el extraterrestre" y a su vez fue guionista de la cuarta entrega de la franquicia de terror "Pesadilla en la calle Elm". El nadador en el mar secreto es distinto a todo lo que escribió. Se trata de un libro de culto publicado en 1975 e inspirado en una historia real: la pérdida de su propio hijo. "Escribí ese libro con lágrimas en los ojos desde la primera a la última página", confesó. China Editora lo publica por primera vez en el país con una flamante traducción.

Con una prosa clara y sencilla, Kotzwinkle relata lo más desapasionadamente posible el proceso en el que una mujer está por dar a luz y el consiguiente parto. El marido la acompaña, los dos llenos de entusiasmo. Hasta que la tragedia los envuelve. Esta novela corta es demoledora. En la simpleza y en la devastación hay belleza, y el dolor se convierte, para bien o para mal, en una herramienta de cambio.

China Editora

88 páginas

Cuentos de hadas de Nueva YorkJ. P. Donleavy

6 - Cuento - Donleavy.jpg

Este es un buen libro para deshojar de a poco durante la semana antes del sueño o durante el viaje de ida y de vuelta de nuestras ocupaciones diarias. Ideal para empezar cuando el frío aprieta y amenaza con agua nieve -como en las calles de Nueva York donde transcurre- y terminarlo con los indicios de una primavera próxima.

Publicado por primera vez en 1973, es otra obra notable recuperada gracias al trabajo de una editorial independiente. El estadounidense Donleavy (1926-2017) fue un provocador en su época y produjo una extensa bibliografía, en su mayoría novelas. Cuentos de hadas de Nueva York es, pese al título, por completo realista.

Cornelius Christian regresa a Nueva York con su esposa muerta y se endeuda con una funeraria donde debe trabajar para pagar los gastos del entierro. A partir de su empleo allí el pobre viudo comienza a revelar su verdadera personalidad: es un sinvergüenza, mujeriego y vago, pero muy pillo. La novela lo muestra dominar con facilidad cada imprevisto, situaciones repletas de ironía que se burlan de la moral de la época. Es irreverente y cómico, en un estilo clásico, de la vieja escuela.

Compañía. Naviera Ilimitada Editores

410 páginas

Malos hábitos – Patricia Sagastizábal

7 - Malos - Sagastizabal.jpg

Patricia Sagastizábal (1953, Buenos Aires) es abogada, gestora cultural, dramaturga y tiene en su haber varias novelas de corte histórico, entre ellas la premiada Un secreto para Julia. En esta ocasión, con Malos hábitos, presenta un policial que bucea en oscuros ritos cristianos. Y un policial siempre es buena compañía en salas de espera, en colas de bancos y trámites interminables, esos lugares de los que preferiríamos escapar.

Un crimen horrible es llevado a cabo en un convento, a puertas cerradas. Una monja desobediente y un comisario corrupto hacen dupla para investigar un caso que parece estar entre un brutal exorcismo o un móvil diabólico. De manera tradicional, los componentes del género se articulan hasta llegar a la resolución.

Del Nuevo Extremo

290 páginas

Y así, bien acompañados entre libros, quizá el tiempo haya pasado más rápido hasta que llegue la primavera, falte menos para el verano y la promesa de las vacaciones nos dé fuerzas para terminar el año.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario