4 milanesas "raras" para hacer en casa

Lifestyle

Milanesas de carne de vaca, de pollo y pescado, son las opciones más comunes a la hora de preparar en casa. Pero más allá de esas opción hay otras que podemos hacer en casa para salir de las opciones más tradicionales.

Milanesas de carne de vaca, de pollo y pescado, son las opciones más comunes a la hora de preparar en casa. Aunque en el último tiempo también empezaron a comercializarse más variedades como cerdo y berenjena.

Pero más allá de esas opción hay otras que podemos hacer en casa para salir de las opciones más tradicionales.

Milanesa de raya

La raya es sabrosa y el uso de su carne para hacer milanesas es una muy buena opción para un plato gourmet.

Milanesa de yacaré

Su carne magra y blanca y aporta omega 3, 6 y 9 en mayor cantidad que los pescados. Además el ácido graso es mucho menor que el que se encuentra en la carne de vaca, cerdo o pollo. Se suele sacar filetes de la su cola para hacerlos milanesa. La receta rivereña lleva huevo batido con un chorro de leche, sal y pimienta y por último pan rallado. Luego se fríen hasta que dorar y se secan en papel de cocina. Se las acompaña con una ensalada de repollo, zanahoria y pasas de uva.

Milanesas de molleja

El proceso es más largo porque se las cocina desde agua fría y el jugo de un limón durante 15 minutos y luego se las reserva en agua igualmente fría para que no se deforme. Después se les retira la grasa para cortarlas en láminas de 1 cm. de espesor. Pasarlas por harina y luego por huevo batido para finalmente aterrizar en pan rallado. Freír hasta que estén doradas y escurrir en papel absorbente, acompañar con una ensalada mixta pero de rúcula, verdeo y tomates cherrys.

Milanesa de ciervo

La carne de ciervo es famosa por ser magra y de sabor intenso. Por eso, la milanesa es mejor freírla, porque así gana textura, al horno queda muy seca. Cortar la carne filetes delgados y pasar por una mezcla de huevo, ajo picado, perejil, un toque de vinagre, una cucharita de mostaza, sal y pimienta. Luego empanar y freír en aceite bien caliente. Acompañar con puré de calabaza con unas hojas de menta.

Milanesa de conejo

Magra, blanca y de escaso porte en los cortes, con la milanesa de conejo pasa lo que con la de muslo de pollo: hay que trabajar. En este caso, se usan los cuartos traseros del animal, la pieza contiene hueso como si fuera una suprema. Se la pasa por una mezcla de huevo, leche, ciboullette, sal y pimienta, luego por pan rallado y se la fríe. Se la puede acompañar con una ensalada de zanahorias babys, rúcula y choclo con una vinagreta de aceto y oliva.

Temas

Dejá tu comentario