22 de junio 2023 - 08:25

Los argentinos consumen vino 3 veces por semana (crece la oferta)

Según una encuesta, muchos compran para reponer o stockearse.

P32 - botellas vinos_opt.jpeg

El vino está muy presente en la mesa de los argentinos. De acuerdo al estudio Radiografía del Consumidor Argentino de Vinos de la Consultora Stg, actualmente los argentinos consumen vinos tres veces por semana y espumosos una vez.

“Para tomar dimensión de la gran oferta que hoy existe en el mercado vitivinícola, los encuestados mencionaron más de 150 marcas como consumidas en el último mes”, explicó Dolores Lavaque, fundadora y directora general de Consultora Stg.

Sobre el tipo de vino consumido durante el 2022, los encuestados demostraron una fuerte preferencia por el vino tinto: 8 de cada 10 lo consume. El consumo de vino tinto se destaca con mayor frecuencia entre los hombres mayores de 65 años, residentes en la Patagonia. En cambio, el vino blanco o blanco dulce fue elegido por el 12% de los entrevistados, con mayor incidencia entre los más jóvenes y mujeres.

Cuánto se gasta en una botella de vino en promedio

Ante la pregunta de cuánto gastaron, en promedio, en la botella de vino que compraron con mayor frecuencia, la respuesta fue $2.200.

Cuál es lugar preferido para comprar vino

Según el estudio, la compra de vinos es principalmente offline, destacándose las vinotecas y los supermercados. Entre el target que opta por la compra online, se da principalmente a través de webs de vinotecas y/o bodegas, manifestándose una baja incidencia en plataformas de e-commerce y apps de pedidos a domicilio.

En qué momento se toma vino

El vino es consumido en el hogar, siendo una clara compañía de las comidas (46%). En segundo lugar, para disfrutar de charlas con la pareja o amigos, e incluso cuando se va a casas de amigos. En tanto, el vino espumoso es consumido principalmente en fiestas.

Sin embargo, también encuentra un espacio de consumo hogareño. La compra de vinos / espumosos es principalmente planificada y su misión de compra se centra en la reposición (60%), seguida por el consumo inmediato (27%).

“Son consumidores que se reconocen como stockeadores de la categoría, teniendo en promedio 12 botellas como reserva hogareña”, analizó Lavaque.

El estudio, incluyó la opinión de hombres y mujeres mayores de 25 años, consumidores de vinos y espumantes de más de $1.600. Abarcó 700 casos de Ciudad y Gran Buenos Aires, Santa Fe, Córdoba, Cuyo, NOA y Patagonia.

Pese a que este estudio evidencia la importancia de esta bebida en las mesa de los argentinos, hay datos que muestran que el consumo de vino en el país viene cayendo en los últimos años, debido a un menor poder adquisitivo de los consumidores por la situación económica.

Cabe recordar, que pese a todo, el 2020 fue un año positivo para el sector, especialmente para los tintos, pero los números se volvieron a enrojecer al año siguiente. De todas maneras, Argentina sigue siendo el país de América del Sur que más consume este producto.

En tanto los espumantes, vieron durante la pandemia sus peores momentos por la falta de festejos y eventos generando una fuerte caída en su consumo.

Dejá tu comentario