Política

Moyano, otra vez incógnita para el pacto social y la unidad de CGT

El camionero se ausentó ayer de una foto de Alberto con la plana mayor del sindicalismo y dejó trascender que no se sumará a la reunificación.

No se habían cumplido 48 horas de la victoria electoral de Alberto Fernández, y a falta de 43 días para su asunción, que ya arrancaron las internas en el sindicalismo peronista por el futuro de la CGT y, sobre todo, el rol de cada sector en un futuro acuerdo social. Una vez más el protagonista es Hugo Moyano, el ausente más notorio ayer en la foto que el mandatario electo logró en Tucumán junto a la plana mayor de la central obrera, gobernadores y dirigentes empresarios que participaron de la reasunción de Juan Manzur.

El faltazo del camionero, explicado por incompatibilidades de agenda, puso en la superficie un creciente malestar de los Moyano no enfocado hacia el futuro jefe de Estado si no, en particular, a los sectores tradicionales de la CGT y en parte a los responsables del armado político del Frente de Todos. Se trata, aunque en un estadio embrionario, de un elemento de preocupación para la administración que asumirá el 10 de diciembre por la intención declamada de convocar rápidamente a sindicalistas y hombres de negocios para delinear un pacto económico y social.

En los últimos días, y con más fuerza desde el lunes, creció en el entorno de Moyano la convicción de no apuntarse a la reunificación de la CGT como había pedido Alberto Fernández. Para esta idea en el camionero pesan dos factores: la certeza de que siempre le redituó más la negociación a solas con el poder de turno que encorsetado por el mayor sello sindical de la Argentina, por un lado, y la perspectiva cada vez más lejana de hacerse del control de la central obrera para sí o para su hijo mayor, Pablo, a instancias de la permanente oposición de los “gordos” de los grandes gremios de servicios y de los “independientes”, los núcleos más influyentes.

El deterioro del plan de unidad de la CGT comenzó el 24 de septiembre luego de la reunión que Moyano compartió con Héctor Daer, Armando Cavalieri (Comercio), Andrés Rodríguez (estatales, UPCN), Gerardo Martínez (albañiles, Uocra), Antonio Caló (metalúrgicos), José Luis Lingeri (Obras Sanitarias), Omar Plaíni (canillitas) y Roberto Fernández (colectiveros). Allí todo fueron sonrisas y anécdotas que hicieron suponer a los presentes que se avecinaba una tregua, aunque el camionero supo también que sus pares no aceptarían adelantar el recambio de autoridades, previsto para agosto, y menor cederle a su hijo mayor la jefatura de la futura central.

También incidió la percepción de que pasó a ser un sindicalista más en el combo de los más cercanos a Alberto junto a Daer y el bancario Sergio Palazzo, quien de hecho resultó el más beneficiado en el reparto de candidaturas dentro del Frente de Todos. Moyano, en cambio, vio frustradas las chances de dos de sus hijos, Karina (dirigente de Camioneros) y Hugo Antonio (abogado laboralista) de pujar por bancas en la Cámara de Diputados por la quinta sección electoral de la provincia de Buenos Aires. Sólo consiguió la reválida para Facundo, otro de sus hijos, aunque en ese caso cerca del propio Moyano alegan que fue una concesión al Frente Renovador, de Sergio Massa.

Ayer dejó trascender algo de ese fastidio. “Ahora sobra gente para festejar. Cuando había que pelear muchos se borraron”, dijo el dirigente en una entrevista en Futurock. Apuntó, sin decirlo, alos “gordos” que lideraron la CGT durante todo el mandato de Macri. Pocas horas después se subían al escenario en Tucumán junto al futuro Presidente, Héctor y Rodolfo Daer, Carlos Acuña (estacioneros), Carlos West Ocampo (Sanidad) Lingeri, Andrés Rodríguez, Roberto Fernández (UTA), Víctor Santa María (encargados de edificios), Palazzo, Omar Viviani (taxistas), Norberto Di Próspero (legislativos), Osvaldo Iadarola (telefónicos), Marcos Castro (capitanes de ultramar), Luis Cáceres (ladrilleros) y hasta Ramón Ayala (rurales, Uatre), el más caracterizado gremialista aliado de Cambiemos en los últimos cuatro años.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario