Académicos del Vaticano pidieron la destitución del presidente de su instituto

Mundo

Cinco miembros de la Pontificia Academia para la Vida pidieron por escrito al papa Benedicto XVI y al cardenal secretario de Estado Tarcisio Bertone que destituyan al presidente de la institución, el arzobispo Rino Fisichella, por su posición sobre el aborto practicado a una niña brasileña que había sido violada.   

Según el documento, conocido el viernes, Fisichella, que es rector de la Pontificia Universidad Lateranense y capellán de la Cámara de los Diputados italiana, "no comprende qué acarrea el respeto absoluto por las vidas humanas inocentes".   

El Papa y el cardenal Bertone no recibieron ninguna carta en que se pida la destitución de Fisichella y "es un poco raro que personas pertenecientes a la Academia pidan la destitución del presidente sin dirigirse a quienes serían los destinatarios naturales", dijo el director de la sala de prensa de la Santa Sede, el jesuita Federico Lombardi.    

Los cinco académicos piden la destitución en relación con un artículo que Fisichella publicó el 15 de marzo en el diario de la Santa Sede L'Osservatore Romano sobre una madre-niña brasileña de Recife, encinta de dos gemelos fruto de violencia carnal, a quien los padres hicieron abortar.   

El obispo de Recife excomulgó a los padres de la niña y a los médicos que la hicieron abortar. En su artículo, Fisichella afirmó que, antes de pronunciar excomuniones, "era urgente y necesario salvaguardar la vida inocente" de la niña y volverla aun nivel de humanidad del que "los hombres de Iglesia deberíamos ser expertos anunciadores y maestros".   

Para los cinco académicos que pidieron la destitución, "se trata de un estado de cosas absurdo para una Pontifica Academia 'para la Vida' que solo puede ser rectificado por quienes son responsables del nombramiento del presidente", o sea, el Papa y el secretario de Estado.   

Entre los firmantes del documento figura el belga Michel Schooyans, profesor emérito de la Universidad Católica de Lovania, especialista en antropología, filosofía política y bioética y estimado por Benedicto XVI.   

En efecto, cuando aún era prefecto de la Congregación de la Doctrina de la Fe, el papa actual escribió en 1997 el prólogo de una obra de Schooyans, "L'Évangile face au désordre mondial" (Elevangelio frente al desorden mundial). 

Dejá tu comentario