Acosado por denuncias de corrupción, renunció un asesor de Berlusconi

Mundo

El jefe de la Protección Civil italiana, Guido Bertolaso, anunció su dimisión al ser investigado por supuestas anomalías en la adjudicación de contratos para la construcción de instalaciones para la cumbre del G8, que debía celebrarse en la isla de La Magdalena pero que finalmente tuvo lugar en L'Aquila.

Tras conocerse que su nombre estaba en el registro de indagados por este caso, Bertolaso, uno de los asesores más próximos al primer ministro, Silvio Berlusconi, informó en un comunicado que había puesto su cargo a disposición del mandatario "para no obstaculizar el trabajo de los investigadores".

Pero Berlusconi rechazó inmediatamente la dimisión, renovando así su confianza en uno de sus hombres más próximos, al que, según anunció a finales de enero, tenía intención de nombrar ministro por su labor tras el terremoto que devastó el centro de Italia en abril de 2009 y que hizo que el G8 fuera trasladado finalmente a L'Aquila.

"Parece ya un deporte nacional ir a perseguir a quien trabaja por el bien del país", comentó este miércoles el primer ministro durante la presentación del último libro de su amigo Bruno Vespa en Roma, en declaraciones que recogen los medios de comunicación italianos.

El mandatario explicó además cómo había telefoneado a Bertolaso instantes después de conocerse la noticia para comunicarle que el Consejo de Ministros, reunido en Roma, había rechazado su dimisión y le había dedicado una ovación en muestra de apoyo.

En base a la investigación en la que se ha visto implicado Bertolaso, la Policía arrestó a cinco personas, entre ellas el presidente del Consejo Superior de Trabajos Públicos, Angelo Balducci, responsable de las obras en La Magdalena.

Según informaron fuentes judiciales, los detenidos están acusados de abuso de autoridad y corrupción, en base a una investigación que ha permitido el registro de las oficinas de la Protección Civil en Roma y por la que también se investigan las obras del Mundial de Natación de la capital italiana del pasado verano.

La investigación pretende, entre otras cosas, esclarecer la relación entre Balducci y sus familiares con las constructoras encargadas de transformar en un hotel de lujo una antigua base de la OTAN en La Magdalena con motivo de la cumbre.

Las pesquisas en las que se ha visto involucrado Bertolaso se iniciaron a raíz de unas interceptaciones telefónicas recogidas durante una investigación de la Fiscalía de Florencia sobre la urbanización de un área de la capital toscana, en la que está implicado el arquitecto Marco Casamonti, que supuestamente iba a encargarse del proyecto de dicho hotel en La Magdalena.

Este hecho ha permitido tirar de un hilo por el que ya se investigan a unas cuarenta personas y llevar a cabo unos sesenta registros este miércoles, en el marco de una investigación que también afecta a las iniciativas vinculadas con el 150 aniversario de la Unidad de Italia que se celebrará en 2011.

Según datos de la organización del G8 de la isla de La Magdalena (próxima a Cerdeña), las obras en la isla para la celebración de la cumbre costaron 327,5 millones de euros, 50 millones de euros menos de lo previsto por el traslado de la reunión a L'Aquila.

La reunión se trasladó a L'Aquila (Los Abruzos) para dar más visibilidad a la tragedia del seísmo que dejó 299 muertos, y apoyar así la reconstrucción de la zona.

Dejá tu comentario