Agresor español alega: "Iba borracho y punto"

Mundo

Barcelona (EFE, AFP) - El joven español Sergi Xavier M.M., de 21 años, identificado como el agresor de una chica ecuatoriana de 16 años el pasado 7 de octubre en un tren de Barcelona, dijo ayer que « estaba muy borracho» cuando cometió el ataque y que nunca había tenido un comportamiento similar.

El joven, que está en libertad condicional, vive con su abuela y su padre en la localidad de Santa Coloma de Cervelló, en la provincia de Barcelona.

En declaraciones televisivas, afirmó ayer que «no sé lo que pasó, iba borracho y punto. Ni me acuerdo casi de lo que pasó. Cuando tú vas borracho, depende cómo vayas, no sabes lo que haces».

Sergi Xavier, identificado sólo por las iniciales de sus apellidos, había encarado inicialmente a los periodistas concentrados ante la puerta de su domicilio, a quienes reprochó que «la mitad de las cosas que estáis diciendo de mí son mentiras». «Ni me acuerdo casi», dijo después, para reconocer que «se me ha ido la olla (la cabeza) pero mucho», y asegurar que nunca había tenido un comportamiento similar, «ni racista ni nada».

La agresión, que tuvo lugar en un tren metropolitano entre el trayecto de Plaza España a Martorell, incluyó insultos, un pellizco en un pecho de la joven y una patada en la cabeza, según se observa en las imágenes grabadas por las cámaras de seguridad.

Sergi Xavier M.M. aprovechó luego la presencia de los medios para pedir perdón a la joven ecuatoriana, «porque no se merecía lo que le hice», además de afirmar: «Claro que me siento responsable, la culpa es mía».

  • Encerrada

    La chica de 16 años está encerrada por temor a sufrir nuevos ataques debido a que su agresor está en libertad, según dijo su familia.

    Las aclaraciones del joven no convencieron demasiado. Mientras se acumulaban las condenas al hecho, diversas asociaciones civiles reclamaron que el racismo se tipifique como delito y que se cree una fiscalía para perseguirlo.

    En tanto, el presidente de Ecuador, Rafael Correa, dio instrucciones a la canciller, María Fernanda Espinosa, para que se traslade de inmediato a España para seguir personalmente el caso.

    Espinosa explicó ayer en Madrid que su gobierno ya contrató un estudio de abogados para «seguir legalmente el caso, por la vía civil y penal» y anunció además que hoy viajará a Barcelona para tener una reunión con los letrados, «visitar a la fiscal de Cataluña, a la víctima y a su familia».

    El gobierno ecuatoriano -que quiere que el culpable sea condenado-lamentó en una «nota de protesta» de la Cancillería a la embajada española en Quito, que el juez haya liberado al culpable después de detenerlo, «a pesar de tener antecedentes penales y de haber pruebas flagrantes», es decir, el video grabado en el tren, explicó la ministra.
  • Dejá tu comentario