Barack Obama se lanzó a la carrera hacia la Casa Blanca

Mundo

Washington (EFE) -. Barack Obama confirmó ayer en Illinois su intención de competir por la Casa Blanca en 2008 y dijo que buscará transformar EEUU, acabar con el partidismo y la guerra de Irak si se convierte en el primer presidente negro del país.

El senador demócrata por Illinois señaló, ante una enardecida multitud de más de 10.000 personas, que quiere construir un EEUU más esperanzador y dijo que las divisiones conducen al fracaso.

Obama eligió para su discurso el viejo edificio de la asamblea legislativa de Springfield (Illinois), el mismo donde el presidente Abraham Lincoln (1861-1865) comenzó su lucha contra la esclavitud con un famoso discurso en 1858 en el que declaró que "una casa dividida contra sí misma no se puede sostener".

"Estoy aquí, de pie ante ustedes hoy, para anunciar mi candidatura para presidente de Estados Unidos", dijo en uno de los momentos más jaleados por una muchedumbre que soportó las gélidas temperaturas de menos 20 grados centígrados que por la mañana castigaban Illinois.

La oficialización de su candidatura lo convierte en uno de los políticos que compiten por ser candidatos del Partido Demócrata en las presidenciales de 2008.

Pese a que la lista es concurrida, Obama, un político al que los comentaristas se refieren a menudo como "estrella del rock", ha conseguido alzarse, junto con la senadora demócrata por Nueva York, Hillary Clinton, como favorito.

Aun así, el senador tiene sus puntos débiles, como su breve carrera política: fue elegido por primera vez al Senado en 2004 tras ocho años en la asamblea legislativa de Illinois.

El senador se refirió a su breve carrera política al decir: "Sé que no he pasado mucho tiempo aprendiendo cómo funciona Washington, pero he estado allí el tiempo suficiente para saber que las cosas tienen que cambiar".

Agregó que "una vez tras otra, una nueva generación se ha alzado y hecho lo que era necesario".

"Hemos recibido un llamamiento una vez más y ha llegado el momento para que nuestra generación responda a esa llamada", agregó.

Obama no hizo alusión al hecho de que, de ser elegido, se convertiría en el primer presidente negro de EEUU y se concentró en su vida en Illinois durante las dos últimas décadas en donde comenzó con un pequeño sueldo como empleado en una ONG de iglesias locales, un trabajo en el que dijo haber fortalecido su fe cristiana.

Habló de la necesidad de invertir en educación y salud. Además, se confesó partidario de que EEUU continúe con la lucha contra el terrorismo al tiempo que rehace sus alianzas globales.

Pero para que todo eso sea posible habrá primero que "acabar con esta guerra en Irak", insistió. "Ha llegado el momento de traer las tropas a casa. Ha llegado el momento de admitir que no hay cantidad de vidas estadounidenses capaz de resolver el desacuerdo político que subyace en el fondo de la guerra civil de otro".

Obama, de 45 años, ganó prominencia en la esfera política nacional en el 2004 cuando, sin todavía ser senador, pronunció un sonado discurso ante la Convención Nacional Demócrata en Boston que sus más acérrimos defensores comparan con el "I have a dream" (Yo tengo un sueño) que hizo inmortal a Martin Luther King en 1963.

La publicación de dos libros campeones de ventas "Dreams From My Father" (Sueños de mi padre) y "The Audacity of Hope" (La audacia de la esperanza) ayudó a propulsar su meteórica carrera política.

Obama es hijo de un economista negro keniano educado en Harvard, y de una mujer blanca de Wichita (Kansas, en el corazón de EEUU).

Sus padres se separaron cuando él era pequeño y creció en Indonesia y Hawai. Casado y padre de dos hijas, Obama tiene una licenciatura en Ciencias Políticas por la Universidad de Columbia (Nueva York) y un doctorado "cum laude" en Derecho por la Universidad de Harvard.

Dejá tu comentario