Benedicto XVI : pedirá disculpas por abusos sexuales en Australia

Mundo

El Papa Benedicto XVI anunció que pedirá disculpas por los abusos sexuales cometidos por miembros de la Iglesia Católica de Australia, donde llegará mañana, y advirtió que el sacerdocio es "incompatible" con la pederastía.

El pontífice, durante una rueda de prensa a bordo del avión de Alitalia que lo lleva a Australia para participar en la Jornada Mundial de la Juventud (JMJ), dijo que hablará sobre el tema con los mismos términos que lo hizo durante su viaje a Estados Unidos en abril pasado, cuando se excusó por los abusos sexuales.

El Papa pasará algunos días de reposo en Australia antes de participar, del 17 al 21 de este mes, en la Jornada Mundial de la Juventud. "Es esencial que la Iglesia se reconcilie, que ayude y vea la culpa en este problema", declaró a los periodistas.

"Debe quedar claro que ser sacerdote es incompatible con los abusos sexuales, porque los sacerdotes están al servicio de nuestro Señor", subrayó Joseph Ratzinger. Las víctimas de abusos sexuales de parte de sacerdotes católicos en Australia exhortaron al Papa a pedir disculpas cuando llegue a Sydney.

Investigación reabierta. Al respecto, la Iglesia Católica australiana reabrió una investigación sobre el caso de abusos sexuales atribuidos a un sacerdote, dos días después de que el arzobispo de Sydney, George Pell, reconoció haber cometido errores al tratar las acusaciones.

Pell ordenó la designación de una comisión de investigación para indagar sobre acusaciones de abusos sexuales, que sostienen que él intentó supuestamente esconder.

La investigación comenzó tras declaraciones de un ex profesor de educación religiosa, Anthony Jones, de 54 años, que acusó a un cura, Terrence Goodall, de haberlo violado en 1982.

En 2003, en una carta que fue difundida por la prensa, Pell había dicho a Jones que su acusación a un sacerdote no había sido verificada por un informe interno.

Por otra parte, el Papa dijo que "los políticos y los técnicos" deben ser capaces de responder a los grandes desafíos ecológicos y de estar a la altura de este desafío".

La temática ecológica, afirmó el pontífice, "estará muy presente en esta Jornada Mundial de la Juventud porque el Espíritu Santo es creación y existe una responsabilidad nuestra respecto a la Creación", sostuvo.

"No tengo la pretensión de intervenir sobre cuestiones técnicas y políticas, pero la Iglesia debe dar los impulsos esenciales para que la política sea capaz de responder a este gran desafío", agregó.

"Tenemos que redescubrir nuestra responsabilidad, encontrar la capacidad ética para un estilo de vida, necesario si queremos cambiar, resolver y encontrar soluciones positivas", afirmó.

"Es con sentimientos de grande alegría que el Papa va a Australia" para la Jornada Mundial de la Juventud, que "no es simplemente un evento masivo sino una gran fiesta de la fe y abre nuevas fronteras de unión entre las culturas", concluyó Benedicto XVI.

Dejá tu comentario