Biden desafió a otras potencias y dijo que EE.UU. reducirá 50% las emisiones nocivas para 2030

Mundo

El jefe de la Casa Blanca desmonta la política negacionista de Trump y se pone al frente de la ofensiva contra el calentamiento global. Decepción por las posturas de China y Japón. Europa pide sanciones comerciales para los grandes contaminantes.

Washington - Con Joe Biden en la Casa Blanca, Estados Unidos se puso ayer al frente de la lucha global contra el cambio climático en una cumbre virtual que reunió a líderes de 40 países, en la que el norteamericano prometió que su país reducirá a la mitad las emisiones de gases de efecto invernadero para 2030.

En medio de presiones de la Unión Europea para establecer sanciones comerciales, a través de aranceles punitivos, a los países que eludan su responsabilidad en la materia, Biden instó a otros grandes países contaminantes a plantearse metas más ambiciosas que las actuales.

Estados Unidos, el segundo emisor mundial después de China, busca recuperar el liderazgo internacional en la lucha contra el calentamiento global después de que el expresidente Donald Trump retirara al país del Tratado de París y entorpeciera los esfuerzos internacionales para reducir las emisiones.

Biden anunció el objetivo de recortar las emisiones entre un 50% y un 52% respecto de los niveles de 2005 en el inicio de una cumbre climática de dos días que convocó.

Entre los 40 países participantes se destacan otros grandes emisores de gases nocivos como China, India y Rusia.

“Esta es la década en la que debemos tomar decisiones que eviten las peores consecuencias de la crisis climática”, dijo el demócrata Biden desde la Casa Blanca. En tanto, el primer ministro británico, Boris Johnson, calificó el nuevo objetivo de Estados Unidos de un “cambio de paradigma” en la lucha contra el cambio climático.

El primer ministro de Japón Yoshihide Suga, que visitó a Biden en la Casa Blanca este mes, elevó la meta de su país a una reducción de las emisiones del 46% para 2030, desde el 26% previo. Ecologistas querían un compromiso de al menos el 50%, mientras que el grupo de presión empresarial de Japón ha defendido políticas que favorecen el uso de combustibles fósiles.

Por su parte, el primer ministro de Canadá, Justin Trudeau, elevó el objetivo de su país a una reducción del 40% al 45% para 2030, respecto de los niveles de 2005, desde el 30%.

El presidente chino, Xi Jinping, no anunció un nuevo objetivo de emisiones, y dijo que China espera que sus emisiones de carbono alcancen su punto máximo antes de 2030 y que el país logre emisiones netas cero en 2060.

China reducirá gradualmente su uso de carbón de 2025 a 2030. El país, líder en la producción de tecnología para energías renovables, como los paneles solares, sigue dependiendo en gran medida del carbón para su generación de electricidad.

En tanto, el presidente ruso, Vladímir Putin, propuso dar un trato preferente a las inversiones extranjeras en proyectos de energía limpia, pero también hizo una aparente referencia a que Estados Unidos es históricamente el país que más gases de efecto invernadero emite. “No es ningún secreto que las condiciones que facilitaron el calentamiento global y los problemas asociados se remontan a mucho tiempo atrás”, dijo.

El objetivo climático de Estados Unidos marca un hito importante en el plan más amplio de Biden de descarbonizar por completo la economía estadounidense para 2050, un programa que, según él, puede crear millones de puestos de trabajo bien remunerados, pero que muchos republicanos temen que dañe la economía.

Los recortes de las emisiones de Estados Unidos se espera que provengan de centrales eléctricas, automóviles y otros sectores de la economía, pero la Casa Blanca no ha anunciado nuevas metas de emisiones desagregadas.

El nuevo objetivo de Estados Unidos casi duplica la promesa del expresidente Barack Obama de reducir las emisiones entre un 26 y un 28% por debajo de los niveles de 2005 para 2025. Los objetivos específicos de cada sector se establecerán a fines de este año.

Dejá tu comentario