Biden busca romper con el "racismo sistemático" con una serie de decretos

Mundo

Eliminó el uso de cárceles privadas por parte del Gobierno federal. Además revocó órdenes firmadas por Trump sobre cómo debe enseñarse la esclavitud en colegios.

Washington - El presidente Joe Biden firmó decretos para combatir lo que calificó de “racismo sistemático” en Estados Unidos, entre ellos uno que elimina el uso por parte del Gobierno federal de prisiones privadas, que tienen un número desproporcionado de reclusos de minorías raciales y que según su visión alientan arrestos de estas personas.

Otro decreto busca que la respuesta del Gobierno federal al coronavirus no discrimine a los asiático-estadounidenses, mientras que otro revoca una prohibición de capacitaciones del Gobierno federal sobre diversidad y una polémica orden sobre cómo debe enseñarse la esclavitud en las escuelas, ambas introducidas por el expresidente Donald Trump.

Un cuarto documento, un memorando, busca garantizar un acceso más equitativo a la vivienda, explicó el mandatario demócrata.

Biden, asumido la semana pasada, llegó al poder tras un año de intensa reflexión nacional sobre el racismo institucional en Estados Unidos y de múltiples casos de ‘gatillo fácil’ policial contra afroestadounidenses que desataron protestas en todo el país y en el mundo e impulsaron al movimiento Black Lives Matter (Las Vidas Negras Importan).

“En mi campaña para presidente dejé en claro que enfrentábamos profundas desigualdades raciales en Estados Unidos, un racismo sistemático que ha plagado a nuestro país durante demasiado, demasiado tiempo”, declaró el presidente a periodistas.

“Dije que en el curso de los años pasados que la nación, el pueblo estadounidense se han sacado las anteojeras. Lo que muchos estadounidenses no veían o simplemente se negaban a ver, ya no podía ser ignorado”, agregó, citado por CNN.

El mandatario dijo que el Gobierno debía cambiar “todo su enfoque” sobre esta cuestión y argumentó que el racismo estructural hace que Estados Unidos sea menos próspero y menos seguro.

Biden dijo que uno de los puntos de inflexión para Estados Unidos fue el asesinato de George Floyd, un afroestadounidense que murió asfixiado por un policía que le clavó su rodilla en el cuello ocho minutos y 46 segundos durante un arresto en Minneapolis, Minnesota, en mayo de 2020.

El asesinato, grabado por un testigo con su celular, desencadenó protestas en todo el mundo contra el racismo, la brutalidad y la impunidad de la policía.

“Esos ocho minutos y 46 segundos que acabaron con la vida de George Floyd abrieron los ojos de millones de personas en todo el mundo. Era la rodilla en el cuello de la justicia, y no debería olvidarse”, dijo Biden.

Sobre las prisiones, el decreto ordena al fiscal general no renovar los contratos del Departamento de Justicia con instalaciones de detención de administración privada, con lo que revierte la situación a la postura de esa cartera al final de la presidencia de Barack Obama (2009-2016), de quien Biden fue vicepresidente.

Se trata de la primera medida del nuevo presidente en materia de justicia penal, área en la que se comprometió a operar profundas reformas. En particular, prometió luchar contra las tasas récord de encarcelamiento en el país y contra el enorme número de integrantes de las minorías que encarcelados.

Temas

Dejá tu comentario