No tan ambicioso: Biden achica el plan de gasto social a u$s1,75 billones y enfurece a los progresistas

Mundo

El presidente de Estados Unidos presentó lo que llamó un "nuevo marco económico" para su agenda de inversión social, que es la mitad de la cifra original. El ala izquierdista rechaza votarla al igual que el estratégico plan de infraestructura.

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, dijo el jueves que había asegurado un nuevo marco de 1,75 billones de dólares para gastos económicos y vinculados al cambio climático que podría aprobarse en el Senado, y expresó su confianza en que obtendría el respaldo de todas las alas del Partido Demócrata.

"Hoy me complace anunciar que, después de meses de duras y meditadas negociaciones, creo que tenemos, sé que tenemos un marco económico histórico", que creará millones de puestos de trabajo y permitirá que Estados Unidos compita con China y otros países, dijo Biden después de un viaje de último minuto al Congreso para conseguir que progresistas reacios apoyaran su plan de gastos.

https://twitter.com/POTUS/status/1453749242892328970

En esa reunión, de acuerdo a una fuente familiarizada, el presidente fue categórico: "No creo que sea una hipérbole decir que las mayorías (demócratas) de la Cámara y el Senado y mi presidencia estarán determinadas por lo que suceda en la próxima semana", dijo, al pedir ayuda para conseguir los votos necesarios.

La presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, espera celebrar una votación el jueves sobre un proyecto de ley de infraestructura bipartidista relacionado con un billón de dólares. Dijo a los legisladores que quiere que la votación finalice para cuando Biden aterrice en Roma esta noche, donde asistirá a una reunión de los líderes del G20.

El plan de Biden siempre había sido llegar a esa cumbre de líderes y a la del COP26 un día después en Glasgow con un éxito legislativo en el bolsillo para relanzar la figura de Estados Unidos como líder mundial.

La situación genera una batalla de voluntades en el Congreso entre los demócratas moderados, que quieren que el proyecto de ley de infraestructura se apruebe lo antes posible, y los progresistas del partido que dijeron que no votarían por él sin una votación sobre el proyecto de ley de gastos más grande en el Congreso al mismo tiempo.

La representante estadounidense Pramila Jayapal, quien preside el Caucus Progresista del Congreso, dijo que el grupo necesitaría ver cualquier texto de un proyecto de ley de gastos antes de prometer votar sobre la legislación de infraestructura.

El sitio especializado Politico hizo hincapié en la furia que desató la nueva propuesta entre los demócratas del ala progresista, para quienes cualquier plan de gasto social por debajo de los 3,5 billones no es siquiera discutible, poniendo en duda, además, la aprobación de la ley de infraestructura presentada por el presidente como la herramienta para reactivar la economía de Estados Unidos tras la pandemia.

El ala progresista de su partido quiere un proyecto de ley de gastos más amplio que haría grandes inversiones defendidas por Biden durante su campaña, como un mayor acceso a la atención médica, permisos familiares pagados y disposiciones climáticas.

"Los detalles importan. Sobre el clima, son vida o muerte. Entonces, para hacer mi trabajo, necesito algo más que un pagaré. No es mucho pedir", tuiteó la congresista Alexandria Ocasio-Cortez en la noche del miércoles.

El senador Bernie Sanders regresó de una reunión con Biden el miércoles por la noche diciendo que era "inconcebible" que aceptara un paquete al que le faltaban objetivos progresivos críticos, desde la expansión de Medicare hasta la reforma de los medicamentos recetados y la licencia pagada, informó Politico.

"La minoría no debería dictarle a la mayoría", dijo Sanders a los periodistas, en referencia a los senadores Joe Manchin y Kyrsten Sinema que presionaron por bajar la cifra de inversión a 1,75 billones de dólares y sellaron un acuerdo con la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, para sacar adelante ese proyecto y no el inicial.

Incluso si se adopta el marco, es probable que el demócrata llegue a una reunión de los líderes del G-20 en Roma y a la Conferencia de la ONU sobre el Cambio Climático en Glasgow, Escocia, sin una legislación final en la mano, pese a que Estados Unidos pedirá a otros países que adopten iniciativas climáticas similares.

Temas

Dejá tu comentario