Brasil, polémico: un ministro nuevo, más flojo de papeles

Mundo

Río de Janeiro - Carlos Alberto Decotelli todavía no asumió como ministro de Educación de Brasil, el tercero del Gobierno de Jair Bolsonaro, pero ya es objeto de polémicas relacionadas con los títulos incluidos en su currículum.

Cuando anunció su designación el jueves pasado, Bolsonaro enumeró en un tuit los supuestos logros académicos de Decotelli, un oficial de reserva de la Marina y la primera persona negra de su gabinete. “Licenciatura en Ciencias Económicas, master en la Fundación Getúlio Vargas, doctorado en la Universidad de Rosario (Argentina), posdoctorado en la Universidad de Wuppertal, Alemania”.

El viernes, el rector de la Universidad de Rosario, Franco Bartolacci, señaló que Decotelli no había obtenido el alegado título de doctor. “Nos vemos en la necesidad de aclarar que Carlos Alberto Decotelli da Silva no ha obtenido la titulación de doctor que se menciona en esa comunicación”, afirmó.

El Ministerio de Educación reprodujo en un primer momento una confirmación de que Decotelli había cursado esa carrera, pero el propio funcionario designado debió corregir su historial y precisar que había completado las materias pero “sin defensa de tesis”, lo cual confirma que no obtuvo el título en cuestión.

En tanto, la Universidad de Wuppertal precisó ayer en un comunicado que Decotelli “realizó una investigación de tres meses en 2016” en esa institución alemana, pero que “no obtuvo ningún título”.

El ministro designado no habría podido de todos modos obtener un posdoctorado, dado que tampoco había obtenido el título de doctor.

Otra sospecha sobre su carrera procedió de Brasil, con acusaciones de plagio en su disertación de maestría en la FGV de Río de Janeiro.

Decotelli fue designado para sustituir a Abraham Weintraub, envuelto en numerosas polémicas. Ferviente bolsonarista, Weintraub llegó a publicar en Twitter declaraciones de cuño racista contra los chinos, relativizó las atrocidades de los nazis y calificó de “vagabundos” a los jueces del Supremo Tribunal Federal, afirmando que debían ser “encarcelados”.

Desde que Bolsonaro asumió el poder en enero de 2019, una decena de ministros fueron destituidos o renunciaron en medio de polémicas o por incompatibilidades con el presidente. Entre ellos, dos ministros de Salud en plena pandemia de Covid-19.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario