Colombia: Duque pasa de la represión al diálogo

Mundo

Bogotá - El presidente de Colombia, Iván Duque, reconoció ayer la necesidad de atender las exigencias de los jóvenes que participan en las protestas contra su Gobierno, mientras se preparaba para reunirse con líderes de ese movimiento en busca de un acuerdo que permita levantar los bloqueos y poner fin a la violencia.

Pese a que el mandatario se había negado a viajar a Cali, el epicentro de las protestas, lo hizo después de los reclamos de las autoridades locales y de congresistas de su propio partido, el derechista Centro Democrático.

Los reportes sobre el número de víctimas fatales atribuidas a la brutal represión policial difiere según las fuentes. Mientras la Defensoría del Pueblo informó de 26 decesos durante las protestas, 11 ligados a las manifestaciones y 7 en proceso de verificación, grupos locales de derechos humanos reportaron 47 muertes, incluidas 39 por gatillo fácil de los agentes.

“Tenemos claro que hay que priorizar una serie de intervenciones que son necesarias para generar una vocación de esperanza y de futuro para nuestra juventud, donde estén los temas de matrícula gratis en la universidad pública, donde estén los temas de participación política, donde estén los temas de emprendimiento, conectividad”, dijo Duque en esa ciudad.

Las manifestaciones, que llevan dos semanas, fueron convocadas inicialmente para rechazar un plan de reforma impositiva lesivo para los trabajadores y los sectores medios ya retirado por el Gobierno, pero se transformaron en una demanda para exigir acciones contra la violencia policial, la histórica desigualdad social con una renta básica para las familias más pobres y mejoras en salud y educación.

El sorpresivo y apresurado viaje de Duque se produjo luego de que cientos de habitantes de Cali, epicentro de las protestas, salieran el domingo a las calles para exigir el levantamiento de los bloqueos y se enfrentaran con indígenas que ingresaban en apoyo de las manifestaciones, según autoridades locales.

Nueve manifestantes indígenas resultaron heridos por disparos, según informó el domingo el Consejo Regional Indígena del Cauca en un comunicado. La Policía Metropolitana de Cali reportó que cuatro personas del bando opuesto resultaron asimismo heridas.

El Gobierno ha denunciado que los bloqueos mantienen a Cali, al igual que a otras ciudades del país de 50 millones de habitantes, con desabastecimiento de alimentos y combustibles.

Dejá tu comentario