28 de abril 2013 - 00:15

Con rechazo de Capriles, se inicia auditoría de votos

Capriles impugnará los comicios
Capriles impugnará los comicios
El Consejo Nacional Electoral (CNE) de Venezuela iniciará mañana la auditoría parcial de las mesas de las elecciones del 14 de abril y calificó de "imposible" el reclamo de verificación total que hizo el líder opositor Henrique Capriles Radonski, quien impugnará los comicios, mientras que la detención en la noche de un sábado de un dirigente opositor retensó la situación política del país.

La titular del CNE, Tibisay Lucena, anunció en la noche del sábado, por cadena nacional, que este lunes comenzará la auditoría sobre el 46 por ciento de las mesas que funcionaron en las elecciones del 14 de abril, y aclaró que es "imposible" hacer la verificación que reclamó el excandidato presidencial de la opositora Mesa de Unidad Democrática (MUD).

"Luego de un largo análisis en el Consejo Nacional Electoral, pudimos constatar que es imposible aprobar la solicitud en los términos planteados, ya que no están previstos en el ordenamiento jurídico", explicó anoche Lucena, por cadena nacional.

Tras rechazar los resultados de los comicios que le dieron una ajustada victoria al oficialista Nicolás Maduro, por menos de dos puntos porcentuales, Capriles pidió el recuento del 100 por ciento de los votos y una comparación entre los cuadernos de votación, las papeletas y las actas de escrutinio.

"A quienes manifestaron inconformidad cuando se anunciaron los resultados electorales, se les advirtió que las vías para recurrir los actos del Consejo Nacional Electoral están en la Constitución y la ley. Les asiste el derecho de impugnar la elección, pero también es su deber presentar las pruebas de ello", expresó Lucena, según la estatal agencia AVN y Ansa.

"Días después de aprobada la ampliación, voceros del equipo de Capriles introdujeron un documento distinto al primero, en donde solicitan revisiones impracticables porque están fuera del rango de lo que comprende una verificación ciudadana y de lo aprobado en sesión", que quejó la titular del CNE.

Detalló la funcionaria que la verificación que se pondrá en práctica apunta a "verificar el buen funcionamiento de la máquina, para comprobar la correspondencia entre el comprobante del voto, y el acta emitida por la máquina", por lo que "en ningún caso se trata de un nuevo escrutinio y por ningún motivo afecta los resultados emitidos la noche del 14 de abril".

Para Lucena, lo que presentó Capriles en su "un intento de impugnación" no es más que un "reporte de incidencias" sin "pruebas, hechos o denuncias al Ministerio Público".

"No son irregularidades masivas que hayan podido alterar el voto y desconocen, incluso, la naturaleza misma del comprobante de votación", destacó Lucena, que anunció que la auditoría concluirá el 4 de junio.

La MUD había anticipado la impugnación total a los resultados del 14 y hasta acudir a tribunales internacionales por lo que considera como "violaciones" que se dieron durante el proceso.

"El problema que tiene la Sra. Tibisay es que ella recibe órdenes de su partido PSUV (Partido Socialista Unido de Venezuela) y ellos NO quieren auditoría", escribió Capriles en Twitter.

Capriles insistió en que se agotarán las instancias internas y el caso será dado a conocer en el mundo entero. "Seguimos luchando por la verdad. Haremos todo lo que hemos dicho", expresó.

En tanto, fue detenido en Caracas el general retirado Antonio Rivero, dirigente del opositor partido Voluntad Popular, acusado de estar vinculado con la ola violencia que estalló tras el ajustado triunfo de Maduro, donde murieron ocho militantes chavistas y un policía, informó el gobierno.

La Fiscalía General confirmó la detención por parte del Servicio Bolivariano de Inteligencia (Sebin) y su presentación a un tribunal de control, y precisó que Rivero será imputado por el cargo de promover desórdenes y rebelión, según consigna un despacho de la agencia DPA.

El general aparecía en un video que exhibió esta semana el ministro del Interior, Miguel Rodríguez, como evidencia de un plan para provocar desórdenes y generar el caos después de las elecciones, debido a que la oposición no reconoció a Maduro como ganador y exigió un recuento de votos.

Por el mismo caso fue detenido el último jueves el estadounidense Tracy Thymoty Hallet, por supuestamente ofrecer dinero a un grupo de estudiantes universitarios para generar violencia callejera.

Hallet, según versiones de prensa, es un realizador de documentales y trabajaba en un filme sobre Venezuela y la embajada de Estados Unidos ha realizado gestiones para determinar las razones de su arresto.

La fiscalía dijo que el estadounidense será imputado por los cargos de conspiración, favorecimiento material, asociación para delinquir y uso de documento público falso.

El líder de Voluntad Popular, Leopoldo López, denunció la detención de Rivero fue una "emboscada", porque el ministro Rodríguez lo llamó para conversar sobre su caso.

"No es un hecho aislado, ni la persecución en su contra, es una política de Estado, una política que el gobierno ha venido arreciando durante los últimos días para desviar la atención que significa el reclamo justo, democrático, pacífico de que se haga una auditoría para poder develar la verdad de las elecciones del 14 de abril", dijo en una rueda de prensa.

Dejá tu comentario

Te puede interesar