Corea, sacudida por el suicidio de empresario

Mundo

Seúl (ANSA, AFP) - El industrial Chung Mong Hun, de 54 años, uno de los hijos del fundador de Hyundai, ex presidente ejecutivo de Hyundai Asan Corp, y envuelto en un escándalo de corrupción, se suicidó ayer en Seúl al arrojarse desde el piso 12 del edificio de la empresa, informaron fuentes policiales.

El hijo del fundador del gigante industrial y financiero Hyundai estaba siendo investigado por el envío de fondos secretos a Corea del Norte en 2000, que se cree fueron sobornos para la histórica cumbre entre el norte y el sur de Corea en junio de ese año, entre el líder norcoreano Kim Jong Il y el entonces presidente surcoreano Kim Dae Jung, que abrió el camino al diálogo entre ambas naciones. Esa reunión le valió el premio Nobel de la Paz en el 2000 a Kim Dae Jung.

Una investigación independiente determinó que al menos 100 millones de dólares fueron en realidad «ayudas» a Corea del Norte prometidas por el gobierno surcoreano.

Chung, que siempre se negó a declarar sobre el escándalo, debía someterse a nuevos interrogatorios en los próximos días.
El suicidio de Chung Mong-Hun provocó importantes bajas en las acciones de la compañía que llegó a ser uno de los principales «chaebol» (conglomerados industriales) de Corea del Sur y que ahora tiene un comprometido futuro.

Los valores de Hyundai Corp. perdieron 35 puntos y se cotizaban a 385 won; Hyundai Merchant Marine cayó 275 puntos a 2.880; Hyundai Securities cedió 300, a 6.250 won; y Hyundai Elevator perdió 550, a 12.350. Hyundai Motor retrocedió 550 a 35.200 y Hyundai Engineering and Construction perdió 130 a 1.995.

Solamente Hyundai Heavy Industries ganó 700 puntos, a 27.450. Los bancos también estuvieron sometidos a presión, y podrían verse obligados a incrementar sus provisiones protección de deudas impagas, a causa de la gran exposición de Hyundai.

•Descensos

El Kookmin Bank cedió 850 won a 39.000; el Shinhan cayó 600 won a 14.500, y el Woori 230, a 6.160.

Fundada en la década de los '60 por Chung Ju-Yung, la Hyunday Asan Corp. se convirtió en uno de los grandes conglomerados de Corea del Sur, con una gama de actividades que iban de la construcción a los astilleros y al comercio minorista.

Pero sufrió de lleno el impacto de la crisis financiera asiática de los años 1997-1998, y ya no pudo recuperarse.

Después de la crisis, el traspaso de poderes entre Chung padre y sus herederos inició una lucha fratricida que empeoró la situación.

Chung Mong-Hun, quinto hijo de Chung Ju-Yung, ganó finalmente la puja, pero la firma no era por entonces más que la sombra del vasto imperio que su padre había dirigido con mano de hierro. Su hermano mayor, Chung Mong-Koo, había formado una sociedad diferente, quedándose con la Hyundai Motor Company, principal fabricante de automóviles en Corea del Sur y principal actividad del ex «conglomerado».
Varias ramas se fueron escindiendo, como la Hyundai Heavy Industries (principal astillero naval surcoreano), mientras los bancos acreedores se quedaban con el gran fabricante de 'chips' electrónicos Hynix Semiconducteur Inc. y Hyundai Engineering and Construction Co.

Chung renunció a la presidencia del grupo, pero mantuvo el control de Hyundai Asan.

Dejá tu comentario