Avances y retrocesos en algunos de los países más elogiados en la pandemia

Mundo

La variante Delta del coronavirus no da tregua, y muchos de los países que más habían avanzado en su lucha para reactivar la vida normal después de la pandemia se vieron obligados a reimponer restricciones para evitar un colapso.

La variante Delta del coronavirus no da tregua, y muchos de los países que más habían avanzado en su lucha para reactivar la vida normal después de la pandemia se vieron obligados a reimponer restricciones para evitar un colapso.

Australia, Uruguay, Israel, Reino Unido y Nueva Zelanda fueron admirados en el mundo por sus estrategias de gestión de la pandemia con cierres localizados de pocos días, como Australia y Nueva Zelanda, sin ninguna restricción como Uruguay en 2020, o la veloz campaña de vacunación de Israel y el Reino Unido, pioneros en eliminar la obligación del uso de barbijo.

Pero esos días quedaron atrás con la explosión de casos asociados a la nueva variante detectada por primera vez en la India, que es mucho más contagiosa y agresiva.

Así, Australia volvió a cerrar primero algunas zonas de Sydney y luego toda la ciudad, al igual que Perth y Brisbane, es decir 10 millones de personas confinadas por dos semanas para frenar los contagios.

Además, para evitar que lleguen contagios del exterior, redujeron de 6.000 a 3.000 el número de personas que dejan entrar al país por semana y se las somete a una cuarentena de 14 días.

Tras el cierre en Sydney, la vecina Nueva Zelanda, con la que compartía una burbuja aérea, canceló ese permiso hasta nuevo aviso.

En tanto, Israel, que había abierto sus fronteras a la llegada de personas vacunadas, finalmente las volvió a cerrar y reimpuso restricciones para sus ciudadanos que quieran viajar a puntos calientes bajo pena de multa en caso de mentir.

Además, exige cuarentenas a las personas que ingresen al país y volvió a recomendar el uso del barbijo.

Reino Unido también cerró sus fronteras después de haber intentado relajar las restricciones tras vacunar a más de la mitad de su población.

Hasta el pasado 19 de mayo, Londres había abierto las puertas a los ciudadanos de 12 países con planes de seguir con apertura paulatina, pero dos semanas después, no solo renovó la medida sino que quitó a España y Portugal de la lista.

La medida supone que los propios británicos deberán testearse tres veces y guardar cuarentena al regreso de sus vacaciones en el extranjero.

En tanto, Uruguay, que el año pasado abrió sus fronteras a los viajeros de la Unión Europea (UE), ahora anunció el cierre total salvo excepciones diplomáticas, personales o económico laborales y con seguro de salud.

Temas

Dejá tu comentario