Doble ataque terrorista dejó 25 muertos y 118 heridos en Israel

Mundo

Veinticinco personas murieron, entre ellas dos kamikazes, y un centenar resultó herido, en un doble ataque suicida palestino perpetrado ayer en Tel Aviv. En el peor atentado de los últimos seis meses, los dos terroristas hicieron estallar las bombas de gran poder que llevaban consigo en dos calles paralelas del barrio de Neve Shaanan de la anti-gua estación de micros, poblado por obreros extranjeros, entre los cuales se encuentra casi la mitad de las víctimas. La policía y el Ministerio de Salud llamaron a los extranjeros heridos a dirigirse a los hospitales del país, garantizándoles que no serían molestados si se encontraban en situación irregular.

Tel Aviv (DPA, EFE, ANSA) - En el tercer ataque de mayor gravedad sufrido por Israel desde el comienzo de la nueva intifada -en setiembre de 2000-, 25 personas murieron y más de 118 resultaron heridas ayer en dos atentados suicidas con bomba cometidos en la vieja estación central de micros de Tel Aviv, de forma casi simultánea.

El grupo terrorista palestino Hamas, junto con la Yihad islá-mica, reivindicó el doble atentado y estimó que el ataque prueba que la seguridad de Israel se «desmoronó».

Este doble atentado «es un mensaje claro para el primer ministro Ariel Sharon diciéndole que la sangre de los palestinos es cara y que los sionistas pagarán el precio de su terrorismo», aseguró Abdelaziz Rantisi, alto cargo del Hamas. En cuanto a la reivindicación del atentado realizada por el brazo armado del Hamas, Rantisi afirmó que no tenía información sobre ese tema. «No nos interesa saber quién está detrás de la operación, lo importante es que el pueblo palestino proseguirá su resistencia independientemente de la envergadura del terrorismo del enemigo», añadió.

Por su parte, el ministro de gobernación palestino y jefe del equipo negociador,
Saeb Erekat, condenó los «atentados en los que mueren civiles israelíes y palestinos» y aseguró que la Autoridad Palestina (AP) nada tiene que ver con el doble ataque en Tel Aviv.

Tras conocer la noticia de los ataques, el primer ministro israelí convocó una reunión con el ministro de Defensa,
Shaúl Mofaz; y el de Exteriores, Benjamín Netanyahu, además de altos cargos de seguridad para tratar el asunto. En la primera represalia al atentado, helicópteros israelíes lanzaron un ataque sobre objetivos palestinos en la ciudad de Gaza, al cierre de esta edición, lanzando varios misiles.

La AP de
Yasser Arafat «sigue apoyando al terrorismo», afirmó Sharon, según difundió la televisión estatal.

• Condena

El presidente estadounidense, George W. Bush, condenó el doble atentado y dijo que se trata de un «brutal acto de terror», informó la Casa Blanca. El presidente francés Jacques Chirac expresó su «profunda indignación ante los atentados particularmente mortíferos» y su «más viva compasión por las víctimas de esos actos abominables», mientras que el ministro alemán de Relaciones Exteriores, Joschka Fischer, afirmó que «terror y violencia no pueden justificarse y no permiten conseguir ningún objetivo político».

Fuentes policiales aseguran que hay muchos trabajadores extranjeros entre los muertos y heridos. Los dos suicidas se inmolaron a las 18.30 hora local, con una diferencia de 30 segundos y a una distancia de 200 metros el uno del otro en un lugar muy frecuentado por trabajadores extranjeros en el sur de Tel Aviv.

• Difícil identificación

La gran potencia de los artefactos y la ausencia de documentación de las víctimas hacen muy difícil la identificación de los cadáveres, según dijeron fuentes oficiales. La policía ha indicado a los trabajadores extranjeros que puedan estar en situación de ilegalidad en Israel y que hayan resultado heridos por las explosiones que no teman acercarse a los lugares de atención médica porque no se tomarán represalias contra ellos. Al cierre de esta edición, grupos de psicólogos y agentes de policía trataban de entrevistarse con los dirigentes de las comunidades extranjeros para que convenzan a su gente de que no teman ser atendidos, ya que muchos de los que han sido trasladados a los hospitales con heridas leves han huido de ellos.

Sharon había proclamado que quería dar un nuevo impulso al proceso de paz con los palestinos, buscando desviar las atenciones de un escándalo de corrupción en el que sus hijos están implicados y que lo complica enormemente, de cara a las elecciones legislativas anti-cipadas del 28 de enero.

El Likud teme que esta investigación agrave la pérdida de popularidad de Sharon, provocada por un escándalo de compra de votos que presuntamente se produjo a principios de diciembre, cuando el comité central del Likud elaboraba la lista de sus candidatos al Parlamento. Israel, que inicia su campa-ña electoral con la amenaza de un conflicto con Irak como tela de fondo, probó ayer con éxito por primera vez el lanzamiento simultáneo de cuatro misiles antimisiles Arrow.

Dejá tu comentario