EEUU envió portaviones a las costas de Yemen tras golpe de estado

Mundo

Estados Unidos reforzó de manera significativa la presencia de sus naves de guerra frente a las costas de Yemen con el envió este lunes del portaaviones USS Theodore Roosevelt y el crucero USS Normandy.

Estos buques se dirigen para apoyar a otras siete unidades estadounidenses que ya se encuentran en el mar Arabigo, el Golfo de Aden, el Estrecho de Bab-el-Mandeb y el sur del Mar Rojo.

Así lo informó la US Navy en un comunicado, en el cual se afirma que el Roosevelt y el Normandy "se unieron a otras fuerzas estadounidenses comprometidas a conducir operaciones de seguridad marítima".

Otras fuentes de la Marina protegidas por el anonimato aseguraron que los buques militares de Estados Unidos están listos a interceptar eventuales naves iraníes que intenten entregar armas a los rebeldes chiítas Houthi que derrocaron al gobierno yemenita, tomaron el control de Sanaa y combaten en diversas zonas de Yemen.

De hecho la misma misión de las unidades militares de la coalición anti-Houthi guiada por Arabia Saudita que a su vez cruzan en la zona.

La Us Navy no hace mención de esto en el comunicado. Se limita a afirmar que la Marina de Estados Unidos "aumentó su presencia en la zona tras la actual situación en Yemen". Pero precisó que "el objetivo de estas operaciones es de asegurar que las vitales vías de transporte marítimo se mantengan seguras y abiertas", y que "Estados Unidos quedará comprometido con sus socios regionales para mantener la seguridad en el campo marino".

Estados Unidos suministra además a la fuerza guiada por los sauditas el apoyo logístico y de inteligencia.

Por lo tanto están cada vez más congestionadas, y peligrosas, las aguas frente a la costa yemenita, donde hace un par de semanas Irán envió un destructor y una nave de apoyo, con el objetivo, precisó el comandante de la Marina iraní, Habibollah Sayyari, de garantizar la seguridad de las naves y de los intereses de la República islámica en el estratégico Golfo de Aden, atravesado por los mercantes y petroleros.

Así es como la situación es cada vez más explosiva y sanguinaria la situación en Yemen, donde continúan los ataques aéreos contra los rebeldes chiítas Houthi conducidos por la coalición guiada por los sauditas, que ya llegó a la cuarta semana.

El portavoz del Pentágono, el coronel Steven Warren, desmintió informaciones según las cuales los barcos estadounidenses estaban en el lugar para interceptar buques iraníes que transportan armas destinadas a los rebeldes chiitas. "No es correcto", dijo.
"Especular respecto a esto es prematuro", afirmó por su lado un alto funcionario estadounidense interrogado por la AFP.

Dejá tu comentario