EE.UU.: espionaje admite que Irak agravó terrorismo

Mundo

Washington (AFP, EFE, ANSA, Reuters) - Informes de prensa difundidos ayer sobre la base de un texto confidencial de dieciséis servicios secretos estadounidenses, que concluyen que la guerra en Irak incrementó la amenaza terrorista, podrían tener un efecto negativo para el gobierno de George W. Bush y su Partido Republicano a seis semanas de las legislativas.

El diario «The New York Times» inició la polémica al citar anónimamente a funcionarios que habrían leído el documento.

Según uno de ellos, el informe concluye que «la guerra en Irak ha empeorado el problema general del terrorismo».

«The Washington Post» confirmó los datos de su competidor, citando a un funcionario no identificado de los servicios de inteligencia, según quien «se trata de un análisis muy honesto» de la situación, que «enuncia evidencias».

El «Post» también señaló que el informe describe el conflicto en Irak como el principal vehículo de reclutamiento de extremistas islámicos.

Este documento de inteligencia echaría abajo un pilar fundamental de la campaña política del Partido Republicano para las elecciones legislativas del 7 de noviembre: que la invasión a Irak en 2003 y el derrocamiento de Saddam Hussein han hecho de Estados Unidos un país más seguro.

Los opositores demócratas se valieron rápidamente de la revelación de este informe para atacar la estrategia de Bush, quien ha lanzado una agresiva campaña para convencer a los electores de que la misión en Irak se inscribe en el marco de la guerra mundial contra el terrorismo y que los republicanos son la mejor garantía de seguridad para los norteamericanos.

  • Punto final

    Este informe «debería poner punto final a los falsos argumentos de Bush sobre la guerra en Irak», declaró ayer el influyente senador demócrata Edward Kennedy.

    «¿Cuántos informes independientes hacen falta, cuántos muertos, hasta dónde Irak debe sumergirse en una guerra civil para que la Casa Blanca se despierte y cambie de estrategia en Irak?», agregó Kennedy en el comunicado.

    Las repercusiones políticas para Bush pueden ser tanto más serias cuanto que el informe, titulado «Tendenciasdel terrorismo mundial:implicaciones para Estados Unidos», es el producto del análisis conjunto de 16 diferentes servicios secretos del gobierno, por lo que no puede suponerse que el documento final responda a algún partido político.

    Por su parte, la Casa Blanca, que mantuvo su tradicional postura de no comentar informes clasificados, señaló que la nota publicada por «The New York Times» «no es representativa del documento en su totalidad» e indicó que el gobierno de Bush no tiene la intención de modificar su estrategia.

  • Extensión

    «Siempre hemos dicho que los terroristas están decididos. Mantener la presión y seguir a la ofensiva es la mejor manera de ganar la guerra» contra ellos, dijo ayer el portavoz de la Casa Blanca, Peter Watkins, saliendo al cruce de la polémica.

    No obstante, según el «Post», los funcionarios de servicios secretos del país estuvieron de acuerdo en su informe en que, si bien Estados Unidos causó daños importantes a la red terrorista Al-Qaeda y dificultó su capacidad de planificar y dirigir grandes operativos, las redes islamistas se han extendido y descentralizado.

    Numerosas nuevas células terroristas no están vinculadas a una estructura central y se desarrollan independientemente una de la otra.

    Sólo se comunican entre sí y encuentran inspiración, ideología y tácticas a través de los cerca de 5.000 sitios Web islamistas, agregó el diario.
  • Dejá tu comentario