EEUU levanta sanciones contra Corea del Norte y lo retira del "eje del mal"

Mundo

El presidente estadounidense, George W. Bush, celebró hoy con cautela la declaración de Corea del Norte sobre sus actividades nucleares y ordenó el levantamiento de las sanciones contra un país que él mismo había incluido en "el eje del mal".

"Este es un día positivo, es una etapa positiva, queda mucho por hacer y hemos iniciado un proceso para que eso se realice de manera verificable", dijo Bush en una aparición ante la prensa en la Casa Blanca.

Pero Bush advirtió a Corea del Norte, que realizó su primer ensayo con una bomba atómica en 2006, sobre "otras consecuencias" que sufriría si el gobierno norcoreano hacía "elecciones equivocadas".

Corea del Norte entregó hoy a China, uno de los seis países involucrados en las negociaciones para su desnuclearización, un informe parcial de sus actividades nucleares, que debía haber suministrado en diciembre de 2007.

Esta declaración es un elemento esencial del proceso de desnuclearización que le ofrece a uno de los regímenes más cerrados del mundo la posibilidad de normalizar sus relaciones con Estados Unidos y la comunidad internacional.

"Hoy hemos dado un paso importante en la buena dirección", dijo Bush en la Casa Blanca.

Pero, agregó, "no me hago ilusiones; es un primer paso, no es el fin del proceso, es el comienzo del proceso".

Bush anunció el levantamiento de las disposiciones de la ley que prohíbe el comercio con países hostiles y la próxima notificación al Congreso de su intención de retirar a Corea del Norte de la lista de Estados terroristas, lo cual se haría efectivo tras un período de 45 días de observación.

La inclusión de Corea del Norte en esa lista le impide recibir ayuda estadounidense y bloquea los préstamos de organismos internacionales.

Estas medidas anunciadas tendrán, sin embargo, "poco impacto" para reducir el aislamiento de ese país, advirtió, porque seguirán en vigor muchas otras sanciones estadounidenses e internacionales.

En efecto, Bush ordenó inmediatamente mantener una parte de las disposiciones de la ley levantada el mismo día, como el congelamiento de algunos haberes norcoreanos. Con otras medidas de coacción estadounidenses e internacionales aún en vigor, Corea del Norte sigue siendo uno de los países más sancionados del mundo, señaló Bush.

"Nuestro objetivo final continúa siendo claro: una Península de Corea estable y pacífica, donde la gente esté libre de opresión, libre de hambre y de enfermedades, y libre de armas nucleares. El camino hacia esa meta sigue siendo largo, pero hoy hemos dado un paso importante en la dirección correcta.

Para poner fin a su aislamiento, Corea del Norte debe cumplir ahora sus compromisos y permitir el acceso a su reactor de plutonio en Yongbyon para verificar sus declaraciones, dijo la secretaria de Estado Condoleezza Rice.

Estados Unidos acusa a Corea del Norte de haber enriquecido uranio secretamente, simultáneamente con la producción de plutonio que alimenta su programa, y de haber ayudado a construir clandestinamente un reactor en Siria.

Sin embargo, uno de los asesores de Bush, Stephen Hadley, admitió implícitamente que Estados Unidos había aceptado que, al contrario de lo que exigía antes, las cuestiones relativas al enriquecimiento y la proliferación fueran postergadas y quedaran afuera de la declaración del jueves.

Dejá tu comentario