21 de agosto 2002 - 00:00

EEUU: "Llegó la hora de intervenir en Irak"

Mientras en Washington crecía la presunción de una aceleración de los planes para iniciar la ofensiva contra el régimen de Saddam Hussein, lo que se trataría hoy en una crucial reunión, un grupo de opositores iraquíes ocupó la embajada de ese país en Berlín. Aunque el episodio fue conjurado por la policía alemana, puso de manifiesto un crecimiento de la oposición en el exilio al régimen de Bagdad y tensó más las relaciones entre éste y Occidente.

El secretario de Defensa de los EEUU, Donald Rumsfeld, y el vicejefe del Estado Mayor de la Marina, general Peter Pace, dos de los protagonistas de la reunión que mantendrá hoy George W. Bush con el alto mando militar. La eventual campaña contra Irak será uno de los temas predominantes.
El secretario de Defensa de los EEUU, Donald Rumsfeld, y el vicejefe del Estado Mayor de la Marina, general Peter Pace, dos de los protagonistas de la reunión que mantendrá hoy George W. Bush con el alto mando militar. La eventual campaña contra Irak será uno de los temas predominantes.
Washington (EFE, Reuters, ANSA, AFP)- En vísperas de una reunión crucial entre el presidente George W. Bush, la plana mayor del Departamento de Defensa estadouni-dense y la cúpula militar, el jefe del Pentágono, Donald Rumsfeld, anunció ayer que «llegó el momento de intervenir en Irak».

Poco después, el gobierno de Bagdad dijo tomar «muy en serio» las amenazas estadounidenses y agregó que «está bien preparado» para ello. El vice-premier iraquí, Tareq Aziz, dijo además que los iraquíes «están listos parar defender a su patria con coraje y perseverancia».

Si bien el portavoz de la Casa Blanca, Ari Fleischer, afirmó que en la cumbre -que se hará hoy y buscará analizar los avances del sistema antimisiles-no se discutirá una inter-vención militar para derrocar a Saddam Hussein, las declaraciones de Rumsfeld incrementaron las especulaciones en torno a la posibilidad de un pronto ataque a Irak.

No obstante, Fleischer aclaró que Bush mantiene su compromiso de lograr la salida de Saddam del poder, pero no se siente apremiado por el tiempo. Fleischer admitió que la cuestión de Irak podrá ser mencionada, «aunque el propósito de la reunión, su enfoque principal, es mucho mayor que eso», dijo.

• Amenaza

En una entrevista a la cadena Fox, Rumsfeld dijo también considerar que Saddam representa una amenaza global como Adolf Hitler en los años '30. El funcionario señaló que llegó el momento de intervenir porque los Estados Unidos no pueden permitir a países como Irak producir armas químicas, biológicas y nucleares. «Piensen en los países que antes de la Segunda Guerra Mundial afirmaban: 'no tenemos suficientes pruebas'», dijo el secretario de Defensa estadounidense. «Pero Mein Kampf ya se había escrito; Hitler ya había anunciado cuáles eran sus intenciones», agregó Rumsfeld.

Pero el gobierno de los Estados Unidos agregó otro ingrediente a sus acusaciones contra Irak y a los indicios de un ataque inminente. Es que en sus declaraciones, Rumsfeld aseguró además que el régimen iraquí conoce de la presencia de miembros de Al-Qaeda en ese país.
«En Irak hay miembros de Al-Qaeda que salieron de Afganistán hacia varios puntos, y algunos fueron a Irak», afirmó.

Declaraciones del ex comandante estadounidense de la OTAN
Wesley Clark también hacen suponer un pronto ataque a territorio iraquí. Clark señaló que el apoyo británico a una acción militar contra Irak fue «tomado como un hecho» por parte de las autoridades estadounidenses. El general se-ñaló a la BBC de Londres que «el comportamiento de Tony Blair después de los atentados del pasado 11 de setiembre dejó a los estadounidenses la impresión de que el mandatario inglés apoyará cualquier decisión tomada por el presidente de los Estados Unidos, para acabar con el terrorismo internacional», dijo Clark.

Otro indicio fue la información dada por el «New York Times», según la cual las fuerzas armadas norteamericanas aseguran que están «en gran forma», con nuevas tecnologías bélicas «eficaces y destructivas», y afirman que vencerán una eventual guerra contra Irak tras tres semanas de ataques simulados contra enemigos «virtuales». El diario destacó que se tratará de la mayor movilización militar de la historia norteamericana, con 13.500 militares de prácticamente todo el territorio nacional. Reaccionando a las últimas noticias, el dirigente de la oposición chiíta iraquí en Teherán,
Abdulaziz Hakim, afirmó que los dirigentes estadounidenses no desean ocupar Irak y dejarán a los iraquíes elegir la forma futura de su gobierno. Además, el Congreso Nacional Iraquí (CNI), otra coalición opositora dijo ayer estar «decidida a derrocar la dictadura» de Saddam.

• Alimentos

En la última jornada, el gobierno iraquí mostró a la prensa un depósito de alimentos para rebatir una información procedente de los EE.UU. que afirmaba que allí se almacenaban armas biológicas. La presencia de periodistas extranjeros en el almacén fue la prime-ra de una serie de visitas que el gobierno ha organizado a varios lugares considerados sospechosos para reforzar su afirmación de que ya no posee armas prohibidas por la ONU. Poco antes, cazas de los Estados Unidos y de Gran Bretaña atacaron un centro de misiles en la zona sur iraquí de exclusión aérea, sin dejar víctimas.

Mientras tanto, el ministro de Asuntos Exteriores de ese país,
Nayi Sabri, anunció que visitará Moscú «en los próximos días» para tratar con los gobernantes rusos de asuntos bilaterales y referentes a Me-dio Oriente, en especial las amenazas estadounidenses de atacar Irak. El viaje de Sabri se produjo después de que las autoridades iraquíes informaran que Bagdad tiene previsto firmar un acuerdo comercial a largo plazo con Moscú para la compra de 40.000 millones de dólares de mercancías rusas por parte de Irak. Este posible contrato podría tener también como fin el asegurarse de que los rusos se oponen a cualquier ataque contra Irak por parte de los Estados Unidos y el Reino Unido.

Por su parte, el gobierno saudita advirtió sobre las «consecuencias catastróficas de una guerra» en la zona del Golfo Pérsico, mientras que Turquía anunció que se prepara para instalar campos de refugiados en la frontera norte con Irak, destinados a acoger y proporcionar alimentos a los miles de personas que podrían huir durante un eventual ataque estadounidense.

Dejá tu comentario

Te puede interesar