El Papa dio un fuerte mensaje contra el aborto apenas llegó a Brasil

Mundo

El Papa Benedicto XVI inició el miércoles su visita a Brasil en el aeropuerto internacional de Sao Paulo con un saludo a los pueblos de América Latina y el Caribe, y un mensaje en el que reiteró la posición de la Iglesia contra el aborto y la eutanasia.

"Muchas gracias por vuestra generosa hospitalidad", le dijo el Papa a los brasileños pocos minutos después de descender del avión. "Brasil ocupa un lugar muy especial en el corazón del Papa", afirmó, recordando que este país "posee hoy el más alto número de católicos" del mundo.

Benedicto XVI recordó que el motivo que lo trae a Brasil es inaugurar, el domingo, la Conferencia de Obispos de América Latina y el Caribe (Celam).

En este primer discurso en el país, integralmente en portugués, el pontífice indicó que espera que la conferencia pueda darle "un nuevo vigor e impulso misionero a este continente" latinoamericano.

Y abogó porque el cónclave reitere las posiciones por el "respeto a la vida, desde su concepción hasta su natural declive, como exigencia propia de la naturaleza humana". Esa posición descarta el aborto y la eutanasia.

El Papa hizo referencia a la "solidaridad con los pobres y desamparados" e hizo una mención especial para los pueblos indígenas, originarios de América.

Afirmó que la Iglesia insistirá en su empeño en el "fortalecimiento de la familia -como célula madre de la sociedad-, de la juventud (...) y defendiendo y promoviendo los valores subyacentes en todos lo segmentos de la sociedad, especialmente de los pueblos indígenas".

El avión del pontífice llegó a Brasil poco antes de las cuatro de la tarde (19H00 GMT). Con frío y tiempo lluvioso, el Papa descendió rápidamente las escaleras, al pie de las cuales lo esperaba el presidente brasileño, Luiz Inacio Lula da Silva, acompañado de su esposa Marisa Leticia. Ambos caminaron hacia el hangar donde dirigieron sus discursos.

"Nuestro país lo recibe con los brazos abiertos porque mucho espera de su liderazgo", dijo Lula. Y afirmó que ambos comparten intereses comunes en la "revitalización" de la familia, la juventud y la educación. También elogió su opción por los pobres y oprimidos.

Ambos mantendrán un encuentro la mañana del jueves. El aborto es uno de los temas en el que ambos podrán tener diferencias. Aunque Lula dijo que no lo apoya personalmente, se comprometió esta semana a tratarlo como un asunto de salud pública, contra los embarazos precoces y la realidad de los abortos ilegalmente practicados.

El Papa estará hasta el viernes de tarde en Sao Paulo, la mayor ciudad de Brasil, donde celebrará un encuentro con 40.000 jóvenes y una misa campal en la que será proclamado el primer santo brasileño, Fray Galvao. El sábado reiniciará sus actividades en Aparecida, entre Sao Paulo y Rio de Janeiro, donde inaugurará el domingo la Conferencia de Obispos
Latinoamericanos.

Dejá tu comentario