El Rusiagate vuelve con fuerza a la campaña

Mundo

Washington - Rusia usó al operador político republicano Paul Manafort, el sitio web WikiLeaks y a otras partes para influir en las elecciones presidenciales de 2016 y ayudar a Donald Trump, según un informe de la Comisión de inteligencia del Senado publicado ayer.

WikiLeaks desempeñó un papel clave para ayudar al republicano contra la demócrata Hillary Clinton y probablemente sabía que estaba ayudando a la inteligencia rusa, dijo el informe, que es probable que sea el relato público más concluyente acerca de la controversia por las elecciones de 2016.

El reporte halló que el presidente Vladímir Putin dirigió personalmente los esfuerzos rusos para piratear redes y cuentas afiliadas al Partido Demócrata y filtrar información perjudicial para Clinton.

El panel, formalmente llamado la Comisión Selecta de Inteligencia del Senado, también acusó a Manafort de haber colaborado con los rusos, incluyendo el oligarca Oleg Deripaska y un presunto agente de inteligencia ruso, Konstantin Kilimnik, antes y después de las elecciones.

El comité determinó que el papel de Manafort y su proximidad con Trump creaban oportunidades para la inteligencia rusa, diciendo que su “acceso de alto nivel y su disposición a compartir información con personas estrechamente afiliadas a los servicios de inteligencia rusos representaba una grave amenaza para la contrainteligencia”.

No está claro qué efecto podría tener el informe en la actual campaña presidencial estadounidense en la que Trump se enfrenta al demócrata Joe Biden en las elecciones del 3 de noviembre.

Dejá tu comentario