En medio de sangrientos combates, descubren decenas de cuerpos no identificados en Siria

Mundo

Violentos combates enfrentaban este sábado a rebeldes y soldados en Alepo, segunda ciudad de Siria presa de los bombardeos y la escasez, el mismo día en que decenas de cuerpos no identificados fueron descubiertos en la región de Damasco.

Frente a una violencia que no cesa tras más de 17 meses de conflicto, Lakhdar Brahimi, nuevo mediador internacional para Siria, declaró sentirse "honrado, conmovido", pero también "asustado" ante su difícil misión.

Brahimi trabajará desde Nueva York, mientras que la misión de la ONU, encargada desde abril de vigilar el plan del alto el fuego, que nunca fue aplicado, dejó Siria, después de que tuviera que interrumpir sus patrullas a finales de junio por un recrudecimiento de la violencia.

Su jefe, el general senegalés Babacar Gaye, dejó Damasco este sábado. Agosto se está convirtiendo en el mes más mortal del conflicto sirio, con más de 4.000 muertos en tres semanas, y este sábado el Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH) anunció el hallazgo de "entre 40 y 50 cuerpos" en Daraya, cerca de Damasco, donde 109 civiles y rebeldes murieron estos cuatro últimos días en una operación militar de envergadura.

El OSDH indicó por la noche que "decenas de cuerpos más de ciudadanos no identificados fueron encontrados" en Deraya.

Los descubrimientos macabros de este tipo, muchas veces de cadáveres de personas víctimas de una ejecución sumaria, se multiplican en Siria desde hace varias semanas.
En la ciudad de Alepo (norte), pulmón económico del país, arrasada por más de un mes de combates,"la mayoría de la población huyó", afirmó un rebelde. Los que todavía no se marcharon esperan delante de las panaderías, formando largas filas, constató una periodista de la AFP.

En diversos barrios como Sajur (nordeste), Char (este) o Saladino (sur) el Ejército Sirio Libre (ESL, rebeldes) parece controlar la situación con visibles controles, según la periodista.

En el cruce de los barrios de Ansari (oeste), de Sukari (sur) y de Firdaus (sur), los tanques dispararon varias veces, sembrando el pánico entre los habitantes. Por su parte, la agencia oficial Sana afirmó que las fuerzas armadas habían "purificado" Seif al Dawla de "grupos terroristas armados" y mataron a varios de ellos.

Además, la aviación bombardeaba varios barrios controlados total o parcialmente por los rebeldes, según el OSDH. Al menos 63 personas (42 civiles, 18 soldados y tres rebeldes) murieron este sábado en Siria, según un balance provisional del OSDH, que resulta imposible confirmar con fuentes independientes por las restricciones que Damasco impone a la prensa.

Desde el inicio de la revuelta contra el presidente Bashar al Asad, en marzo de 2011, la violencia ha causado 25.000 muertos, según el OSDH, y obligó a más de 200.000 sirios a huir hacia los países vecinos, según la Agencia de la ONU para los Refugiados (ACNUR).


En el frente político, la agencia Sana denunció este sábado el envío en su nombre de un mensaje falso en el que se anuncia la destitución del vicepresidente del país, Faruk al Chareh, cuya suerte es objeto de numerosas especulaciones desde que la oposición diera cuenta el 18 de agosto de un intento de deserción, desmentido por los medios oficiales.
En el vecino Líbano, uno de los once peregrinos chiitas libaneses retenido desde mayo en Siria fue liberado y llegó al aeropuerto de Beirut.

"Los otros peregrinos están sanos y salvos. Nos trataron muy bien, como en nuestra casa", declaró el rehén liberado, Husein Ali Omar, a su llegada. La liberación de Husein Ali Omar es "un gesto de buena voluntad" hacia un grupo de mandatarios religiosos musulmanes de Líbano que reclamaron la liberación de los peregrinos, afirmó en el canal satélite catarí Al Jazeera Mohamed Nur, portavoz del grupo de secuestradores.

Dejá tu comentario