ETA volvió a atacar: estalló coche bomba en Madrid

Mundo

La organización terrorista ETA perpetró un atentado en el recinto ferial de Madrid con una furgoneta-bomba, que no causó heridos aunque si daños, y que estalló solo unas horas después de que el Tribunal Supremo anulara las listas electorales de dos formaciones vascas al considerarlas vinculadas a la banda.

La explosión se produjo a las 9 horas (8:00 GMT) en el Campo de las Naciones, que además de albergar el recinto ferial de la capital, acoge un gran número de oficinas.

Este atentado es el primero que comete ETA en Madrid después de la explosión del coche bomba en la Terminal Cuatro del aeropuerto de Barajas, el 30 de diciembre de 2006, que causó la muerte a dos inmigrantes ecuatorianos y que supuso el fin de la tregua que había declarado meses atrás la banda.

El atentado se produjo apenas ocho horas después de que el Tribunal Supremo español impugnara por unanimidad las candidaturas del partido Askatasuna y de la recién creada plataforma Demokrazia 3 Milioi (D3M), al considerarlas herederas de Batasuna, que fue ilegalizada por vinculación con ETA el 17 de abril de 2003.

En España, desde el año 2002, esta en vigor una Ley de Partidos que permite la prohibición de los que amparan o apoyan el terrorismo.

El presidente del Ejecutivo español, José Luis Rodríguez Zapatero, condenó de forma "absoluta y total" el "vil" el atentado, y mostró su convencimiento de que los autores serán detenidos y puestos ante la Justicia.

Alfredo Pérez Rubalcaba, ministro del Interior, afirmó que con lo sucedido en Madrid, ETA ratificó las tesis del Tribunal Supremo.

A falta de un último dictamen del Tribunal Constitucional, la anulación de las candidaturas de esas dos formaciones evitará que la izquierda independentista vasca, instrumentalizada por ETA, concurra a unas elecciones en el País Vasco.

En esa comunidad autónoma del norte de España, de poco más de dos millones de habitantes, se celebrarán comicios regionales el próximo 1 de marzo

La organización terrorista colocó la furgoneta-bomba, que fue robada anoche en la localidad madrileña de Pozuelo de Alarcón, frente al edificio de la compañía constructora Ferrovial-Agromán, que participa con otras empresas en el trazado de la línea de ferrocarril del Tren de Alta velocidad (AVE) a través del País Vasco.

Esa vía unirá con trenes de recorrido rápido las principales ciudades vascas con el resto de España y con Francia.

Las obras para su trazado fueron atacadas en varias ocasiones por ETA, que el pasado 3 de diciembre asesinó a tiros al empresario vasco Ignacio Uria, cuya empresa es una de las constructoras de la vía de Alta Velocidad.

Tres llamadas en nombre de ETA fueron recibidas en los centros de control de la Cruz Roja, de los servicios de emergencia (SAMUR) y en la central de los bomberos de la Comunidad de Madrid aproximadamente hora y media antes de la explosión.

Fuentes de la investigación confirmaron que las llamadas se realizaron desde algún punto de la Comunidad de Madrid a través de un teléfono móvil de prepago.

El estallido causó un cráter en el suelo de tres metros de diámetro por un metro de profundidad, además de daños materiales en al menos 30 vehículos estacionados en la zona, en un puente y en la estructura exterior de un edificio.

A pesar de los destrozos, fuentes de la investigación informaron de que la carga explosiva solo explotó parcialmente, ya que una parte de la misma se quemó y no incrementó el efecto devastador esperado por los terroristas.

Dejá tu comentario