Evo: "En años, Bolivia puede estar como Suiza"

Mundo

La Paz - El presidente de Bolivia vive un difícil momento: los gobernadores de la mitad oriental, la más adinerada, se oponen a su objetivo: el Estado multinacional con autonomías indígenas. Morales los acusa de «racismo» y «sedición» por apelar a las Fuerzas Armadas y a la resistencia civil. Además, se enfrenta a una crisis energética, debe resucitar la empresa petrolera estatal y atraer inversiones. Sin embargo, augura que «Bolivia se igualará a Suiza».

Periodista: ¿Cómo valora la imposición del visado a los bolivianos?

Evo Morales: La exigencia de visado es injusta. Hace 500 años con la conquista, luego con la creación de la república y hasta hoy, no sólo hubo una invasión europea con España a la cabeza, sino un saqueo de nuestros recursos naturales, y nadie dijo basta. Con todo respeto, ésa es la historia. Ahora, los supervivientes de la colonización, del saqueo y de la explotación se van a buscar trabajo y los expulsan y los someten a injusticias. Si España se considera la madre patria, estamos convencidos de que debe haber una acción consensuada, revisando la historia, sobre cómo resolver los problemas sociales y económicos de nuestro país. ¿Cuándo los bolivianos han exigido visado a los españoles? Ahora somos ilegales como si fuéramos personas de tercera, grupos subnacionales. Encima de lo que nos deben los europeos, ahora nos castigan.

P.: La petrolera estatal, YPFB, responsable de la nueva política de hidrocarburos, no logra arrancar.

E.M.: Nuestro mayor problema es recuperar YPFB. Pero no hay expertos bolivianos patriotas que quieran cobrar los sueldos del gobierno. Yo aposté con cariño por la política de austeridad, me reduje el salario a 15.000 bolivianos (unos 1.600 euros), y la ley es que ningún funcionario público gane más que el presidente. Los expertos quieren lo mismo que les pagan las multinacionales, sueldos astronómicos, y no es posible. Además, como se retrasó la ratificación de los nuevos contratos en el Parlamento, no pudimos agilizar temas como la recuperación de 50% más uno de las acciones de la filial de Repsol, Andina. Vamos a hacerlo. Es difícil, en un año y medio, desbloquear los candados de 20 años de neoliberalismo.

P.: Repsol YPF no presentó su plan de inversiones.

E.M.: Aún no entregaron sus cifras. Espero que aceleren el asunto, porque deben presentar el plan de inversión, como consta en los nuevos contratos. Yo creía que hubo gran inversión con los anteriores gobiernos neoliberales y la ley de capitalización (por la que la estatal YPFB se convirtió en una sociedad mixta). Pero no fue así. Desde 1996 no hubo casi inversión en exploración, y menos para mejorar la producción hacia el mercado interno. Las petroleras sacaron gas de áreas que antes halló la empresa estatal, y desecharon descubrir nuevos campos, explorar. La inversión de Repsol, y muy poca, ha sido para enviar el gas fuera de nuestras fronteras.

P.: ¿Confía en las multinacionales petroleras?

E.M.: La verdad: tengo más confianza en las empresas estatales que en las multinacionales privadas. Desconfío mucho de las multinacionales, como Repsol, porque noto que no tienen voluntad política ni interés por invertir mucho. Bolivia va a invertir su propio dinero para explorar, explotar y comercializar el gas, hasta donde pueda. Para lo que no podamos lograr, preferimos asociarnos con empresas estatales. Tercera opción, las multinacionales. Les ofrecemos garantías y seguridad jurídica.

P.: Los analistas creen que Bolivia puede sufrir un desabastecimiento interno de gas.

E.M.: Lo hemos visto y lo prevenimos. Necesitamos para estos tres últimos meses de invierno por lo menos 3.600 toneladas de gas y ya tenemos previsto comprarlo de Venezuela. Pero estoy muy alentado, porque firmé el decreto de lucha contra el contrabando de gas, nombré un nuevo presidente en Aduanas, y ya no tenemos gente haciendo fila para conseguir garrafas de gas. Y, por supuesto, la exportación a la Argentina y a Brasil está garantizada.

P.: La ONU denuncia un incremento «dramático» (8%) de los cultivos de coca. Y a Estados Unidos le «inquieta» su política de « revalorización» de la hoja de coca.

E.M.: ¿Dramático, unas 2.000 hectáreas más de coca? Eso no es nada frente al incremento de Colombia o de Perú. ¿Quieren que en Bolivia haya paramilitares, fumigaciones, que se violen los derechos humanos? No entiendo por qué la ONU y EE.UU. no comprenden que lo mejor del planeta, en cuanto a lucha contra el narcotráfico de forma concertada, se está dando en Bolivia. Estamos instaurando el control social, la reducción voluntaria concertada con el Ejército, el límite de los cultivos de coca por familia; no hay erradicación forzada ni violación de los derechos humanos; hemos encontrado un nuevo modelo de lucha contra el narcotráfico, con el pueblo. Lamento las tergiversaciones de EE.UU. y de la ONU.

P.: Aún preside las federaciones de productores de coca. ¿Es compatible con la jefatura de Estado?

E.M.: Hasta en eso ha cambiado Bolivia. Cuando uno es producto de las luchas sociales, puede ser presidente y dirigente sindical. En otros tiempos no se habría dado.

P.: ¿Qué temas son irrenunciables en la nueva carta magna?

E.M.: Impedir, con candados, que se privaticen los recursos naturales; garantizar la lucha contra la corrupción; asegurar el fin de la discriminación. Garantizar las autonomías indígenas y departamentales; declarar el Estado plurinacional y comunitario.

Dejá tu comentario